'NO MÁS EXCUSAS'

‘La reforma del delito de sedición es un mero pago de facturas a ERC’

|

VOX ha retado este miércoles al Gobierno de Pedro Sánchez a dejarse de esgrimir «excusas» para justificar su intención de reformar el delito de sedición cuando esta iniciativa no es más un pago de «facturas» a los «golpistas» de ERC a cambio de su abstención en la investidura.

Así se ha pronunciado la secretaria general del grupo parlamentario de Vox en el Congreso, Macarena Olona, al ser preguntada sobre los argumentos expuestos por la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, en favor de la modificación del delito por el que fueron condenados los impulsores del proceso independentista catalán.

Calvo ha defendido la necesidad de revisar los delitos de rebelión y secesión incidiendo en que estos tipos penales «no están a la altura del derecho comparado en Europa».

Olona ha admitido que España tiene que reconocer las resoluciones de los tribunales europeos, pero sin dejar de defender «sin ningún tipo de complejo» su «soberanía nacional». Como ejemplo de actitud «acomplejada», ha citado la reforma que promovió el Gobierno del PP para que las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos tuvieran una aplicación directa en el ordenamiento interno.

La dirigente de VOX ha denunciado que fue esa modificación legislativa la que facilitó al portavoz de EH Bildu, Arnaldo Otegi, presentar un recurso de revisión que, si se estima, le permitirá ser candidato a la Lehendakaritza.

En este contexto, ha acusado al Gobierno de recurrir a las «más variopintas excusas» para dar a sus «socios golpistas las exigencias que están poniendo sobre la mesa de negociación». «Se trata de una absoluta rendición de las instituciones públicas al servicio de los intereses espurios y partidistas del Ejecutivo ilegítimo de Sánchez», ha abundado.

En opinión de VOX, en lugar de reformar a la baja el delito de sedición lo que hay que hacer volver a la redacción original del delito de rebelión para que no sea necesario acreditar el uso de la violencia y promover cambios para prohibir los «indultos a golpistas» y las «salidas de la cárcel por la puerta de atrás».