HAY QUE EVITAR POLÍTICAS POPULISTAS

La renta básica desincentiva el trabajo. Por Juan E. Iranzo

|

Para luchar contra la pobreza Milton Friedman definió teóricamente el Impuesto Negativo Sobre La Renta de las Personas Físicas en 1962. Se trata de complementar las bajas rentas del trabajo, para poder alcanzar un mínimo vital. No desincentiva el trabajo, hace innecesario el SMI, por lo que elimina la barrera de entrada al mercado laboral para los menos cualificados y ahorra la burocracia que representa la gestión de otra ayudas sociales que dejaría de percibir el trabajador puesto que este decidiría libremente a que lo destina sanidad, formación, plan de pensiones, etc.

Sin embargo, la Renta Básica es una transferencia regular de renta que realiza alguna de las Administraciones Públicas sin ningún tipo de contraprestación por parte del perceptor. Esta desincentiva el trabajo y profundiza en “el círculo vicioso de la pobreza”. Además, en la mayoría de los casos, como en la propuesta para España, se añadiría al actual Estado de Bienestar, con lo que se incrementaría el gasto público y aumentaría el déficit y la deuda pública en el peor momento en que los ingresos tributarios se están derrumbado. En esta situación hay que evitar implementar políticas populistas.

Por Juan E. Iranzo, experto economista.