PUBLICIDAD
GIOVANNI PROVENZA

‘Las ayudas y la dependencia económica sólo generan miseria y hambre’

|

Conversación tranquila de Josep María Francás con Dr. Giovanni Provenza, médico venezolano residenciado en Madrid y Vicepresidente de la Asociación de Médicos Venezolanos en España.

JMF: ¿Estás trabajando en la sanidad española?

PUBLICIDAD

GP: Sí, actualmente me encuentro trabajando en el Hospital Fundación Jiménez Díaz.

JMF: ¿Con enfermos del virus?

GP: Me encuentro actualmente dando apoyo movilizando pacientes covid19 en la terapia intensiva.

JMF: ¿Es tu especialidad?

GP: No, yo estoy en el servicio de Traumatología y nos han pedido a todos los servicios quirúrgicos que apoyemos a los servicios médicos en la atención de esta crisis.

PUBLICIDAD

JMF: ¿Cómo ves la situación?

GP: Yo creo que al principio la situación era sumamente crítica por el gran número de contagios ya que produjo un colapso del sistema de salud con salas de urgencias, hospitalización y terapia intensiva desbordadas de pacientes. Sumado a esto el hecho de que no se contaban con los protocolos de actuación y de tratamiento adecuados para poder brindarle la mejor atención al paciente. Actualmente la situación ha mejorado y nos encontramos en una fase de estabilización o de equilibrio ya que el tratamiento han mejorado mucho el curso de la enfermedad.

JMF: ¿Tenéis medios de protección suficientes?

GP: En mi hospital considero que hemos sido privilegiados ya que han hecho los esfuerzos oportunos para contar con la protección necesaria. Hemos tenido mascarillas quirúrgicas y mascarillas FFP2, batas quirúrgicas y gafas. Evidentemente cómo todo se podría mejorar y lo ideal sería contar con los EPI. Sin embargo, consideró que lo fundamental durante esta crisis ha sido la labor titánica que han llevado a cabo nuestras enfermeras, auxiliares y celadores quienes de forma desinteresada han estado dando lo mejor de sí.

JMF: ¿Muchos sanitarios enfermos en tu centro?

PUBLICIDAD

GP: Muchos no, algunos sí que han estado de baja. Realmente no creo que seamos el Hospital con más bajas sanitarias y eso habla de que hemos tenido la protección necesaria. Hay que recordar que según cifras oficiales más de 20.000 sanitarios se encuentran contagiados lo que representa aproximadamente un 14%. Es una de las cifras más altas a nivel mundial. Esto habla de la poca planificación que hubo en el manejo de la pandemia que también hay que decir era muy difícil de prever.

JMF: ¿Hay terapia a día de hoy para los contagiados?

GP: Sí, el tratamiento y los protocolos han evolucionado mucho con buenos resultados. Los pacientes son controlados de forma satisfactoria en las salas de hospitalización y aquellos que requieren terapia intensiva están comenzando a mejorar de forma esperanzadora.

JMF: ¿Qué ha cambiado?

GP: Se sabe que la enfermedad cursa en tres fases: la primera con un cuadro respiratorio superior de tipo catarral, la segunda con afectación de la vía respiratoria inferior produciendo una neumonía multilobar. En estas fase se está dando antivirales e hidroxicloroquina entre otros tratamientos. La tercera fase es la más grave ya que se produce un síndrome de distrés respiratorio con una tormenta de citoquinas que termina de complicar el pronóstico del paciente. En esa fase se están dando esteroides en altas dosis y tocilizumab que actúa ante la IL6. Esta conducta terapéutica es lo que ha mejorado el pronóstico de los pacientes. También hay que destacar que no todos los pacientes cursan exactamente con estas fases y que la enfermedad aún sigue en estudio por parte de especialistas en la materia.

JMF: ¿Cómo ves la situación, ¿basta con él confinamiento?

GP: Yo creo que es momento de tener paciencia, sin ser extremadamente optimistas. Estamos en una fase de estabilización y de meseta en la curva de contagio pero no podemos confiarnos. La estimación es que más del 60-70% de la población se va a contagiar de este virus y hasta que no se comercialice una vacuna segura y eficaz él única arma que tenemos para enfrentar el virus es el confinamiento sobretodo para evitar el colapso del sistema de salud.

JMF: ¿No hubiera sido más eficaz mascarillas para todos y tests para saber la situación de cada uno?

GP: Cualquier medida nunca está de más. Evidentemente tener mascarillas suficientes para toda la población y contar de forma masiva con test diagnóstico hubiese sido beneficioso. En Corea del Sur precisamente ese fue el éxito para contener el virus. Las últimas recomendaciones apuntan que el uso masivo de mascarillas mejorar el índice de transmisión y el uso de test diagnósticos es necesario para saber realmente quienes están contagiados. Sin eso es luchar contra un enemigo invisible que no sabes desde donde te está atacando. Yo creo que esto debe servir de experiencia para futuro ya que debemos estar preparados para enfrentar una pandemia de esta misma magnitud a futuro.

JMF: No hay mascarillas ni hay test suficientes, ¿por qué?

GP: No existe en la historia reciente una pandemia tan grave y con tanto impacto como la que estamos enfrentando actualmente. Incluso si hace unos meses alguien nos hubiese descrito esta situación actual era difícil de creer, nos hubiese parecido un escenario de ciencia ficción. Por lo tanto considero que era muy difícil de prever y de tomar todas las medidas necesarias para contener esta pandemia. Creo que desde un principio se omitió información importante que provenía desde Asia y desde China y eso produjo que subestimáramos la enfermedad. No se de quien es la responsabilidad, pero sé que desde un principio no nos dijeron la verdad. Hay datos y cifras de China que no concuerdan.

JMF: ¿Cómo es la situación en tu tierra venezolana?

GP: La situación en Venezuela es sumamente crítica. El sistema de salud se encuentra en terapia intensiva desde hace más de 15 años. El 68% de los hospitales no cuenta con un suministro adecuado de agua y luz. El 72% sufre de escasez de material médico quirúrgico, no hay equipos de protección especial para sanitarios, solamente hay 220 ventiladores necesarios para atender pacientes en terapia intensiva. Los sanitarios no les suministran gasolina para poder desplazarse a sus puestos de trabajo. La gente actualmente ha sido responsable y se ha quedado confinada y han respetado la cuarentena. Esperemos que este virus no impacte de la misma magnitud con la que ha impactado España porque las consecuencias pueden ser realmente trágicas.

JMF: Muchos temen que España, después del virus, políticamente sea atacada por el virus del chavismo de Venezuela, ¿Ves síntomas?

GP: Desde hace tiempo, hoy España es víctima del populismo y la demagogia de muchos de sus gobernantes. Hay pruebas reales de financiamiento de la Narcodictadura venezolana a un partido político que forma parte del gobierno actual. Además hay distintos personajes políticos estrechamente ligados a la dictadura venezolana. Esperamos que la sociedad española se vea en un espejo con la sociedad venezolana que hemos tenido que emigrar de forma desesperada. Para 2021 se estima que más de 6 millones de venezolanos hayan emigrado de Venezuela lo que representa un número mayor comparado con países que están en guerra como Siria.

JMF: ¿Qué antídoto recomendarías a los españoles?

GP: Sensatez y cordura, que no busquen soluciones fáciles a problemas complejos. La única forma de que una sociedad prospere es con trabajo y dedicación. Las ayudas y la dependencia económica sólo genera miseria y hambre. Educación y honestidad son las únicas herramientas para enfrentar la demagogia y el populismo.

JMF: Mil gracias Giovanni, un abrazo y seguimos en contacto, esto va para largo.

GP: Así es. Un abrazo.