ANTES DE LA APERTURA DE LA LEGISLATURA

Los socios del Gobierno de Sánchez no reconocen al jefe del Estado

|

«ETA, Rufián y demás cómplices del Gobierno socialcomunista de Sánchez proclaman en el Congreso su rebeldía y desacato frente a la legalidad.». Esta ha sido la reacción del eurodiputado de VOX Hermann Tertsch a la agresión al Rey Felipe VI este lunes por pare de separatistas de Esquerra Republicana (ERC), Junts, EH Bildu, la CUP y el Bloque Nacionalista Galego (BNG).

En el Congreso de los Diputados, estos partidos han exigido «romper con la Monarquía española» y han señalado que «sólo así se podrá dar cauce a soluciones basadas en el respeto a la voluntad popular, la libertad y la democracia».

Así lo han plasmado estos partidos en un manifiesto que han leído catalán, gallego y euskera una hora antes del inicio de la Apertura Solemne de la XIV Legislatura, un acto al que han decidido no asistir porque estará presidido por un Rey que, según dicen, «no les representa».

«La Monarquía Española y su máximo exponente, el Rey de España, no nos representa», comienza el manifiesto que ha comenzado leyendo, en castellano, el portavoz parlamentario de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, y que han continuado sus homólogos de Junts, Laura Borrás; Bildu, Oskar Matute; CUP, Mireia Vehí; y BNG, Néstor Rego.

El documento señala que la sociedad catalana, vasca y gallega «rechazan mayoritariamente» la figura de una institución «anacrónica, heredera del franquismo» que se sustenta en el objetivo de «mantener e imponer» la unidad de España y sus leyes, «negando así los derechos civiles, políticos y nacionales» que asisten, señalan, a sus ciudadanías y sus pueblos.

Los diputados firmantes, que cobran del Congreso entre 5.000 y 7.700 euros mensuales, apuntan que en el camino democrático hacia la libertad a la que aspiran «el Rey no es un interlocutor válido» porque «ni tiene la legitimidad de nuestros pueblos, ni le reconocemos ninguna función política».