FABIO VALENTINI

‘No hay elecciones sin Estado de Derecho’

|

Conversación tranquila de Josep María Francás con Fabio Valentini, coordinador de los venezolanos en el exterior del partido Vente Venezuela (@vente_mundo)

JMF: ¿Cómo está en la actualidad Venezuela?

FV: Venezuela está en el peor de sus momentos post-coloniales. Podemos decir incluso que había más calidad de vida en la Venezuela analfabeta y plagada de enfermedades de los años 20 que la actual. Según la última encuesta de condiciones de vida realizada por tres de las más prestigiosas universidades del país (ENCOVI 2020), 9,6 de cada 10 venezolanos vive en pobreza mientras que el 50% del país está en condiciones de pobreza extrema. A este nivel de pobreza, miseria y hambre ahora se le une una voraz pandemia que según el más reciente informe de la Academia de Ciencias podría resultar en casi 14000 contagios diarios, mientras el sistema criminal chavista sólo notifica entre 1500-2500 casos de contagio diario. En relación a esto último, Venezuela lidera el número más alto de personal de la salud fallecido a causa del virus.

JMF: ¿Ves visos de cambio cercano en tu tierra?

FV: Dependerá de una fecha crucial que no se limita a ser simplemente una jornada electoral más para un país. El 3 de noviembre no es una elección más para los Estados Unidos, es la garantía de que en EE.UU. se preserve el liderazgo pro-Occidente o se desvíe en favor de las fuerzas anti-Occidentales. Donald Trump no sólo representa la esperanza que tienen muchos venezolanos de cooperar para que, junto a los líderes venezolanos honestos y libres de corrupción, se termine de dar un quiebre definitivo al chavismo como sistema. Esta fecha también es la garantía para poder dar un freno al avance de estas fuerzas anti-occidentales en Europa, América Latina y la propia Asia en donde el Medio Oriente por vez primera empieza a alinearse o al menos respetar la convivencia con sociedades occidentales como la israelita. De manera que, estimado Josep, veo cambios en mi país sí y solo sí contamos con un Estados Unidos en favor de la libertad, la justicia y la propiedad y no veo esos cambios si en este país llegan al poder quienes quieren quebrar esa tradición libertaria del pueblo norteamericano.

JMF: ¿Lo fías todo a la reelección de Trump?

FV: No, pero es esencial contar con los Estados Unidos para configurar la única alternativa que vemos como solución al conflicto venezolano: una Operación de Paz y Estabilización (OPE) que es una operación multifacética coordinada por varios países con miras a restituir el orden democrático venezolano; asentar las bases de un estado de derecho capaz de garantizar unas elecciones libres, justas y transparentes; y ayudar a los venezolanos a reconstruir lo básico e inmediato (hospitales, escuelas, empresas esenciales). El uso de la fuerza es legítimo y apalancado en la doctrina de la responsabilidad de proteger que por donde se vea, la sociedad venezolana aplica y posee las características para ser considerada una sociedad desamparada y sistemáticamente atacada. De manera que, viendo las fuerzas que hoy tendrían la voluntad para avanzar, junto a los venezolanos, en esta operación, los Estados Unidos juega un rol fundamental. Más al comprender que son la nación más afectada por la inestabilidad que el chavismo representa para todo el Hemisferio Occidental.

JMF: Si gana Biden…

FV: Si gana Biden hay un retroceso considerable. La administración Obama ha sido la administración que más entorpeció un avance frontal y contundente contra el chavismo. Desde la reapertura de relaciones con Cuba, que Biden ha prometido lo volverá a realizar, hasta los procesos de diálogo junto al Vaticano y otros actores o el Nuclear Deal con Irán, aliado más que fundamental y cercano con el chavismo y cuya injerencia en territorio venezolano cada vez es mayor. Un Biden muy probablemente no considere una amenaza lo denunciado hace días por el presidente Iván Duque, sobre la confirmación de instalación de misiles balísticos iraníes en Venezuela, sino que procuraría jugar un tablero de paz ficticia que le costaría muy caro a los Estados Unidos y a los países que estamos invadidos por fuerzas autoritarias como Venezuela.

JMF: Maduro ha propuesto elecciones, ¿no os vale esto?

FV: Maduro no tiene legitimidad para hacerlo, ni la tendría de ser un líder democrático de acuerdo a nuestra constitución que deja muy claro quién y cómo se convocan las elecciones. Maduro no goza de legitimidad pero lo más importante: es un comisor de crímenes de Lesa Humanidad que debe ser llevado a la Corte Penal Internacional, además de los delitos que lo vinculan a esquemas de narcotráfico y lavado de dinero. Hay que dejar algo muy claro: Los venezolanos sí quieren elecciones, pero la quieren cuando el chavismo salga del poder y se garantice que serán unas elecciones libres, justas y transparentes. cuando se tenga control de nuestro territorio y no se vaya a votar a sabiendas que puede llegar la guerrilla colombiana, el ELN o Hezbollah a atacar algún centro electoral. Estimado, Josep María, tal como decía Giovanni Sartori: «No hay elecciones sin Estado de derecho». Eso simplemente sería una farsa y fachada al mundo que, por demás complaciente, desea convertir a la democracia en el equivalente de elecciones. Se les olvida que en Cuba y otras naciones totalitarias también se vota.

JMF: Pero mucha oposición acepta el planteamiento, véase Capriles y otros…

FV: Esos no son opositores, estimado Josep María. Son complacientes del chavismo pues cualquier ser humano en su sano juicio sabe que jugar con criminales mafiosos siempre pero siempre acabará mal, así como también sabe que después de más de 21 elecciones y 15 diálogos por ahí ellos siempre se van a salir con la suya. Capriles, Stalin González, Henry Falcón y el propio Henry Ramos Allup por nombrarte algunos, saben que el fin del chavismo es el fin de la impunidad, la corrupción y el desarrollo de un sistema perverso de economía criminal en el que se han beneficiado MUCHOS, y no todos necesariamente se visten de rojos o gritan «Patria, Socialismo o Muerte». Permíteme hacerte esta pregunta: Si el chavismo ha tenido la capacidad de financiar campañas electorales, partidos como PODEMOS o Movimiento 5 Estrellas en Italia, incluso ahora con el movimiento Black Lives Matter en EEUU, ¿No tiene el suficiente poder y dinero para comprar opositores, medios de comunicación, encuestadores y hasta religiosos? Son una mafia.

JMF: El 24 de setiembre el Congreso español votó pedir elecciones en Venezuela… ¿sin más condiciones?

FV: Dejó implícito que cuando estén «dadas las circunstancias». Que en la interpretación, al menos, de partidos como el PP y VOX es cuando el chavismo no esté más en el poder. Las mociones de estas dos fuerzas políticas eran más contundentes e incluso la del PP exhortaba al gobierno español a impulsar dentro de la Unión Europea la consolidación de una Operación de paz y estabilización en Venezuela, mientras que la de VOX exhortaba a cooperar con las autoridades norteamericanas en la persecución de chavistas sancionados y buscados por la justicia norteamericana. Sin embargo, lo interesante de esta PNL es que contó con los votos del PSOE y eso, bien sabrás, genera una nueva presión a Sánchez y dentro de la coalición de gobierno que ha instalado junto a Podemos. Además, considero que esto es un rechazo frontal a la política de Borrell desde la Unión Europea, de conceder a como de lugar unas elecciones a Maduro, violando de por sí la postura tomada por los 27 en relación a este sistema criminal.

JMF: Lo del PSOE me desconcertó. A no ser que con sus enmiendas nos tomarán a todos el pelo y hayan reducido la PNL a la nada que es lo que me temo…

FV: Puede ser, pero no deja de ser algo que envía una señal positiva dentro de Europa y que puede generar un efecto en cadena de otros aliados europeos. A decir verdad, como venezolano de orígenes europeos, creo que quedará reseñado en la historia como Europa y la propia Unión Europea no fueron más contundentes contra el chavismo, entendiendo además las consecuencias directa a europeos, inversiones europeas y al irrespeto propio de los nexos históricos que unían a nuestro país con el viejo continente. Espero logren cambiar estas páginas negras que la historia les tendrá reservada cuando se sepa a profundidad el genocido que el chavismo desembocó en Venezuela e indirectamente colaboró en otros países.

JMF: Ojalá tengas razón, del PSOE de Sanchez no me fio un pelo. ¿En qué anda ahora Vente Venezuela?

FV: Vente Venezuela es la organización impulsora de la Operación de Paz y Estabilización (OPE) de la que te he mencionado anteriormente. Dentro de Venezuela nuestros equipos siguen resistiendo las investiduras de la pandemia, la situación económica y la persecución política sin rendirse sino siguiendo organizando a las personas y llevando este mensaje. Mientras que nuestra red de equipos en el exterior están generando encuentros con aliados estratégicos para concertar fuerzas entorno a la OPE.

JMF: La postura de España paso de enfrentarse a Maduro a condescender con Delcy y recibir a Guaidó de tapadillo. Lo del Congreso, ¿piensas que cambiará eso?

FV: No, absolutamente no. Pero envía una señal importante y que al menso despierta la esperanza de saber que algunos en España si comprenden la naturaleza criminal del sistema. No confío ni apuesto al actual gobierno español, por el contrario, lo veo peligroso no sólo para Venezuela, sino para la propia España y su marco de tradiciones, valores y cultura occidental. Están copiando y siguiendo el mismo manual del chavismo con sus determinadas acepciones ibéricas, pero con el mismo fondo: acabar con el estado de derecho español.

JMF: Coincidimos en eso. ¿Lidera ese gobierno la postura de la UE respecto a Venezuela?

FV: Sin duda, es el principal portavoz de manos de Borrell, por ello lo importante del voto del PSOE. Es un golpe en contra de esta política.

JMF: Gracias Fabio, seguimos en contacto, ánimo y un fuerte abrazo.

FV: Muchas gracias, Josep María. Por la oportunidad y por ser una voz libre, independiente y con ética en lo que hace y trasmite. De eso también se encargó el chavismo y PODEMOS: de no contar con un periodismo serio, crítico e independiente. Gracias de nuevo.