Sindicatos okupas filopodemitas aterrorizan a propietarios y asaltan despachos de abogados

|

Son conocidas las relaciones de Pablo Iglesias y los suyos con el movimiento okupa. Hasta la fecha era de dominio público que históricamente los comunistas de Podemos animaban a okupar viviendas vacías como si se tratara de un acto revolucionario. El Congreso de los Diputados ha tenido que vivir cómo Pablo Iglesias venía prácticamente a justificar la okupación de viviendas vacías con el argumento de que muchas de ellas pertenecían a “la banca” (la misma, por cierto, que le concedió el crédito-chollo para adquirir a precios sospechosamente bajos su espléndido chalet frente al Valle de los Caídos).

Cuando se apoya a ese tipo de movimientos, la mayoría de la izquierda más ultra y extrema, las consecuencias son siempre indeseables. No solo porque los okupas acaban usurpando el derecho a la propiedad sino porque la okupación se ha convertido en un negocio en sí mismo al servicio de grupos delincuenciales y mafias bien organizadas. Ahora, además, fortalecidos por la impunidad que creen tener gracias a la comprensión de un vicepresidente del gobierno, organizan violentas “batidas” contra los propietarios y sus abogados.

Libre mercado informa del último acto de auténtica kale borroka protagonizado por el movimiento okupa en Barcelona. La víctima ha sido en esta ocasión un despacho de abogados; su crimen, defender a un modesto propietario de dos viviendas recibidas en herencia. El despacho, Vendrell & Associats, fue asaltado salvaje y violentamente por turbas de okupas que rompieron la puerta, entraron en tromba y, dando gritos y profiriendo insultos, destrozaron jarrones, ordenadores y otros enseres del despacho. Los asaltantes pertenecen al denominado Sindicat d’Habitatge del Raval, organización pro okupa filial del Sindicato de Inquilinos de Madrid. De sobra son conocidos los apoyos que este sindicato ha recibido de Pablo Iglesias, Rafael Mayoral y Alberto Rodríguez (este último, conocido como el “diputado de las rastas”, ha sido recientemente imputado por el Tribunal Supremo por un delito de atentado contra la autoridad, claro.)

El propietario heredó dos viviendas de su familia y las puso en alquiler. “Por desgracia, tiene una okupa que no paga el alquiler desde hace más de tres años y no se quiere ir”, indica su abogado.

La okupa se llama Maite y el sindicato asaltante la ha presentado como víctima de la especulación capitalista. Pero la realidad es que, según informa Libre Mercado, la tal Maite alquila por Airbnb habitaciones en la casa usurpada a razón de 290 euros. No solo no paga, sino que cobra.

Tampoco el propietario ha quedado al margen de la kale borroka okupa: pintadas amenazantes en su domicilio, escraches, insultos, persecuciones por la calle,  lanzamiento de objetos, carteles pegados por su barrio con su imagen como si fuera el delincuente de un Westwern…toda una pesadilla.

Como señala el abogado cuyo despacho ha sido asaltado, el movimiento okupa “es un negocio. Hay subvenciones otorgadas por las administraciones públicas. Cuando se hace un escrache tienen compensaciones económicas. Esta gente tiene un modus vivendi, no se trata de solidaridad, ni mucho menos”.

Mientras, Pablo Iglesias acaba de denunciar que unos individuo (probablemente lumpen) han intentado okupar una de sus casas, la dacha de Avila.