PUBLICIDAD

Pablo Iglesias, con Olvido Hormigos al fondo. Por Julio Ariza

|

Entró en El Hormiguero a cortar dos orejas y rabo, muy torero, pero es más matarife que maestro, y terminó saliendo bajo una intensa lluvia de almohadillas. “¡Tonto, fantasma!”, es lo que más le gritaba la gente desde el tendido del cuatro, del seis, del siete. Hormiguito de Gapalagar tiene la boca muy sucia y maneja el capote como si fuera una sábana de dos agujeros para impresionar al morlaco. El toro (de España, de Intereconomía, de lo que Ud. quiera) se le planta delante, mira y ve a este chorras impostado de sí mismo y se lo acaba llevando siempre por los aires. Ahora está lleno de contusiones, porque al toro le dicen Amable, pero un día llegará en que termine por salir con los pies por delante, la coleta caída, la barba rala y pobre, los dientes recubiertos de albero. Así fue la entrevista que le hizo Pablo Motos a este cursi de la política, del verbo y de la idea que es Iglesias Turrión, alias Ceaucescu, alias Galapagar, alias Tontrotski, alias Villatinaja, alias Machoalfa, alias Vuelve.

Alguien decía que no es más que un ultra travestido de tronco, un odiador amante del chavismo, un fanático del poder que acaba siempre dando gatillazo (Sánchez le muestra el engaño a cada rato pero como puede más el carácter que el instinto Hormiguito se sueña presidente, vicepresidenta, ministre, lo que sea, y entra siempre al trapo). Si hay algo que le pone a este bombero-torero de la izquierda es imaginarse presidente de algo.

PUBLICIDAD

Hubo momentos estelares de la entrevista, como el que da título y choteo a esta crónica televisiva. A este señor el sexo se le va por la boca. ¿Recuerdan lo de azotar a la pobre Ana Rosa hasta hacerla sangrar? Pues en el Hormiguero dijo con cara de pillo que los diputados se lo hacían en los baños del Congreso. Jaaajajajajaja. ¡Vamos, hombre! ¿No estarías, Pablete, sacando a pasear tus fantasías ocultas? Aquí, Hormiguito de Galapagar se hizo “un Olvido Hormigos” bastante elemental, como es él, que se le ve a kilómetros.

Otro momentazo, con ese boli Bic en la mano con el que imposta la falsa imagen profesoral (¿para qué lleva el Bic Cristal si no tiene nada que escribir ni dónde hacerlo?): «Fíjateantes Sánchez venía aquí y ahora para entrevistarle habría que ir a La Moncloa. Yo, si soy Presidente, seguiría viniendo aquí». Tararí que te ví. Pablo, como sigas soñándote a los mandos, vas a terminar haciendo el programa de Fernando García Tola (pero sin talento), y dos, eso ya lo dijiste, pero con Vallecas, el barrio que nunca dejarías, y el pisito de la tía nosecuantitas, que nunca abandonarías para irte al casoplón de Villatinaja. Y mira ahora.

«¿Qué le dirías a los independentistas violentos?», le preguntó Motos. «Les diría que Cataluña no sois solos vosotros. Les diría que España no es Abajjjjcal ni Casado. Les diría…no digáis que España es lo que representan los fachas de Intereconomía…” Es Don Simplicius. Pero si España fuese como los Abascal y Casado, como los fachas de Intereconomía, como los inhumanos, los que no merecen vivir ni tener derechos, entonces este ser les jalearía, como cuando animaba a los suyos a salir a “hacer justicia proletaria” a la calle para no dejar un “facha”, o frecuentaba las Herriko Tabernas y los homenajes a los presos etarras o disfrutaba viendo apalear a un policía. 

Tuvo que llegar también el tema de las donaciones de Amancio Ortega a la Seguridad Social. Y arremetió como un manso contra el empresario filántropo. «Es como si vas a cenar y decides que no vas a pagar la factura, pero que vas a dar diez euros en propina para tener contento al camarero.” Se puede ser demagogo, chapucero verbal, tramposo, populista, pero hombre, Pablo, ¿quién te dio el crédito y en qué condiciones para comprarte el chalé? ¿Cuánto pagaste realmente por él? ¿Cómo pagó Echenique a su asistente black? ¿Cómo financiaste la Tuerka? ¿Quién pagó a Monedero el cojoestudio de a 400.000 por la moneda inexistente? ¿Quién paga lo de Hispan TV? ¿En qué te gastas las monedicas del grupo parlamentario? ¿Qué hay de los amiguetes chavistas, cuánto les sacaste en estipendios y varios? Tú, que no has creado una sola brizna de riqueza en tu burguesa  vida de niño mimado, ¿dando lecciones al primer empresario de España? Ni a un manso sabes darle un pase a medias. Almohadillas y pitos, muchos pitos (¡ay, lo del baño en el Congreso, ay, ay, ay!).

Y luego lo de la denuncia pública, el señalamiento en redes y en los medios de comunicación (eso hacía la ETA con sus objetivos, eso Maduro) de la dueña de un piso que les quiere subir 300 euros de alquiler a unos colegas tuyos. ¿Para eso querríais el poder? ¿Qué derechos no violaríais si tuvierais realmente el poder? ¿Para eso quiere tu dos ser Vicepresidenta, y tú la Agencia Tributaria, el CNI y el Ministerio del Interior? Sois un inmenso peligro para la gente buena.

PUBLICIDAD

Hormiguito, tú en el ruedo no encuentras tu sitio. Vosotros sois más de circo que de plaza. De circo muy antiguo, el de las pulgas amaestradas. ¿Recuerdas? El hombre elefante, la mujer barbuda, la triste criatura de las dos cabezas, el gigante siberiano que mide tres metros, la cabra injertada con la hiena, el niño criado por los monos, el hombre lobo, y así.

Pablete, no es que nosotros seamos unos fachas, es que tú eres un charlatán de feria, la chochona bonita, la chochona, señores, la chochona (que en un Olvido se dejó en un baño).