PUBLICIDAD
PABLO CAMBA

‘Pedro Sánchez es un psicópata de manual’

|

Conversación tranquila de Josep María Francás con Pablo Camba, ingeniero técnico en Informática de Sistemas y especialista en comercio. Ha trabajado por todo el mundo.

JMF: ¿Cómo está el mundo?

PUBLICIDAD

PC: El mundo está mejor que nunca aunque a veces no sepamos valorarlo.

JMF: Por fin un optimista…

PC: Más bien realista.

JMF: ¿Qué te lleva a ese optimismo?

PC: Cada año millones de personas salen de la pobreza, la esperanza de vida aumenta, disponemos de productos y servicios inimaginables hasta hace una generación, el conocimiento y la educación tienden a hacerse universales. A veces se nos olvida que nuestros abuelos no tenían luz o agua corriente en sus casas, al menos los míos. Sí, soy optimista. Y creo que el futuro será aún mejor. El único peligro es la reacción a todo lo que nos ha traído hasta aquí, que es el capitalismo. La reacción hoy en día son los nacionalismos y los colectivismos.

PUBLICIDAD

JMF: ¿Qué reacción te preocupa?

PC: Me preocupa la reacción de los nacionalismos y los colectivismos disfrazados de feminismo, indigenismo, ecologismo… Cualquier ideología o movimiento social que intente colectivizar al individuo es negativo para toda sociedad.

JMF: En esto coinciden todos los que me has citado, ¿no?

PC: Sí. Tienen como objetivo crear ciudadanos uniformes, creyentes, profesos de una fe laica. El que se desmarque de ese pensamiento único es un hereje. Es en lo que coinciden todas esas ideologías.

JMF: Pues aquí los tenemos todos y a la vez…

PUBLICIDAD

PC: Pues sí, por eso mismo partidos como el PNV, que han sido carlistas, han negociado con los fascista italianos y los nazis y han apoyado a Franco ahora sean progres. Por un lado les permite limpiar su imagen y por otro dominar a la sociedad.

JMF: ¿Qué hacemos con ellos?

PC: Creo que en general lo único que se puede hacer es transmitir la importancia de la libertad, aunque sea poco atractivo, porque la libertad conlleva responsabilidad, y es mucho más popular que el estado se ocupe de nuestros problemas aunque le tengamos que ceder más y más cuotas de poder. En cuanto a los partidos nacionalistas, es el resultado de tener una democracia abierta y no militante. Ahora que acabamos de celebrar el 41 aniversario de nuestra Constitución, permite que existan esos partidos, a diferencia del resto de constituciones europeas que se promulgaron tras la IIGM que sí son militantes. Personalmente no estoy de acuerdo en dejar jugar a quien no cumple las reglas del juego.

JMF: ¿Merece la pena el riesgo de tener partidos de ese estilo?

PC: Es lo que se decidió en 1978, y algunas voces, como Gil Robles, ya avisaban de ese problema. Los partidos nacionalistas nunca han sido leales a lo largo de su historia ¿Por qué iban a serlo ahora? La naturaleza del escorpión es picar. Creo que en 1978 esa generación lo hizo lo mejor que pudo, no contaban que la nuestra íbamos a ser tan idiotas. Que en un mundo que tiende a globalizarse íbamos a volver a la tribu en lugar de mirar hacia fuera.

JMF: No lo hicieron tan bien entonces, el nacionalismo ahí estaba y la historia no hacia presagiar nada bueno.

PC: Imagino que en ese momento de reconciliación pensaron que los nacionalistas iban a convertirse en lo que no eran. Pero sí, está claro que fue un fallo garrafal, además potenciado por un sistema electoral que favorece a los partidos regionales. Ahora mismo no eres nadie si no tienes tu partido tribal en el Congreso para negociar prebendas para tu región.

JMF: Me parece que ellos sí sabían lo que eran y llevaron a los padres de la Constitución al huerto…

PC: Puede ser, siempre han ido un paso por delante. Hasta ahora, que ya se han destapado y no engañan a nadie. Creo que es algo positivo. Estaban acostumbrados a que nadie les confrontase. Aunque haya sido después de 40 años, estamos en el buen camino. Para solucionar un problema lo primero es reconocer que tienes un problema.

JMF: Ahora, ya identificado y sufrido el problema, ¿qué arreglo tiene?

PC: Creo que hay muchas cosas que se pueden hacer. Desde el legislativo es prioritario cambiar la ley electoral, desde el judicial es importante que quienes en su juramento son abiertamente contrarios a nuestra Constitución no adquieran la condición de diputado y creo que lo más importante es que la sociedad civil se organice para plantar cara al nacionalismo, hace poco hubo una concentración en Vitoria, en rechazo a López de Abetxuko, que fue invitado a dar una charla en la UPV y allí estuvimos.

JMF: Lo de la sociedad civil, te lo concedo, pero lo demás… ¿hay voluntad política para ello?

PC: Por una parte confío en nuestro sistema judicial. En cuanto al legislativo, el gran problema de España, más que los nacionalistas, es el PSOE que está gobernando en Cataluña más de 20 ayuntamientos y la diputación de Barcelona, Navarra, Comunidad Autónoma Vasca, Comunidad Valenciana, Baleares con los nacionalistas. Ahora mismo el gran problema de España, al igual que en 1934, es el PSOE.

JMF: El PSOE de Pedro Sánchez, más todavía ¿no?

PC: Es que Pedro Sánchez es el PSOE. La deriva del PSOE es paralela a la de Pedro Sánchez, no creo que quede PSOE después de Pedro Sánchez lo cual será una buena noticia si sirve para articular una izquierda no nacionalista. Ahora mismo es indistinguible cualquier federación del PSOE de sus homólogos nacionalistas.

JMF: ¿En qué piensa Pedro Sánchez?

PC: Pedro Sánchez solo piensa en Pedro Sánchez, es un psicópata de manual:

1. Falta de empatía. …

2. Poder de manipulación. …

3. Irresponsabilidad. …

4. Narcisismo. …

5. Mentiroso patológicos. …

6. Encanto superficial. …

7. Falta de remordimientos. …

Lo que mejor lo define es cómo abroncaba a los socialistas que estaban celebrando (no sé muy bien que) sus últimos resultados electorales, que no le dejaban hablar.

JMF: ¿Cómo se defiende un país de un personaje asi?

PC: El padre Juan de Mariana justificaba el tiranicidio en su De rege et regis institutione, sin llegar a esos extremos, lo único que nos puede salvar de este personaje son las instituciones. Va a ser una piedra de toque para comprobar la fortaleza de las instituciones de la nación.

JMF: Gracias, Pablo, pienso que ya te he quitado demasiado tiempo. Un abrazo y hasta muy pronto si te dejas.

PC: Afortunadamente vivimos en un país descentralizado, en el que el poder de Sánchez no va a ser absoluto y también nos queda la monarquía como último recurso. Gracias a ti. Un abrazo.