EN LA CAMPAÑA DEL 10-N

Podemos oculta la muerte de un empleado que trabajaba en un acto electoral de Iglesias

|

Podemos ocultó el fallecimiento de uno de sus empleados durante la campaña electoral del 10-N cuando estaba trabajando en la producción de un mitin de Pablo Iglesias y después se resistió a investigar las causas de su muerte, según recoge El Confidencial.

La abogada del partido que asumió la investigación interna fue apartada solo cuatro días después de contactar con los máximos responsables de la formación para solicitarles datos sobre las condiciones laborales del fallecido y averiguar si habían comunicado los hechos a la Inspección de Trabajo, ante la posibilidad de que el triste desenlace tuviera un origen de carácter laboral.

La muerte de A. L. B. J., miembro del departamento de Producción de Podemos, encargado de montar los eventos del partido, se produjo repentinamente el pasado 1 de noviembre cuando se había desplazado desde Madrid a Palma para preparar uno de los primeros actos de Iglesias en la campaña de las generales.

Horas antes del comienzo, A. L. B. J., de 51 años, informó a sus compañeros de que se sentía mal e iba a subir a la habitación del hotel en la que se hospedaban para echarse un rato a descansar. Cuando sus compañeros vieron que no respondía a llamadas ni mensajes, abrieron la puerta y descubrieron que había muerto.

Según recoge este medio, la noticia provocó una gran conmoción en la plantilla de Podemos dado que el fallecido había colaborado con el partido desde el inicio. La dirección ocultó la noticia. Al día siguiente del mitin de Iglesias en el Palacio de Congresos de Palma, el comité de empresa de la formación envió a la gerente estatal, Rocío Val, y a la Dirección de Recursos Humanos un correo para exigirles que trasladaran a todos los trabajadores lo que había ocurrido. También reprocharon que el actual vicepresidente segundo del Gobierno no tuviera ninguna palabra de recuerdo para el fallecido durante el acto electoral.