PUBLICIDAD
MENTIRA Y ENGAÑO

Política ficción. Por Julio Ariza

|

Diez de noviembre, son las doce de la noche. El PSOE ya conoce sus resultados, han perdido 700.000 votos. Miran a su izquierda, el camarada comunista ha perdido otros tantos votos. Es difícil saber quien se apresuró a llamar antes al otro, ambos habían fracasado y esperar un minuto era comenzar a desangrarse… A partir de ahí lo de siempre, la mentira y el espectáculo. Y entre los votantes del PSOE el asombro y el desengaño: Sánchez nunca dice la verdad. Iván lo tiene claro, o sumamos a cualquier precio y con cualquier socio o nos vamos para casa y se acabó la canonjía.

Y empezaron a contar… cómo el viejo Rambo, millones de españoles no sentían las piernas, España convertida en Venezuela bananera y criminal. Y el General Carvajal, jefe de la inteligencia Chavista, se escapa de la extradición a Estados Unidos después de depositar en algún lugar seguro y cercano para Sánchez todos los secretos de los Iglesias y monederos. ¡Qué mejor garantía de que Pablo no se pasará de listo en el gobierno que se avecina!

PUBLICIDAD

Pero la última palabra todavía no está dicha, las leyes de la física son implacables… Ezquerra se frota las manitas: imprescindibles y esenciales, sin Junqueras no hay paraíso como muy bien previó el tahúr Roures en aquella histórica cena. Y luego tripartito en Cataluña. Qué verdad es eso de que no hay paraíso sin serpiente y para los de la tercera República tampoco. Cómo una expresión de la misma realidad Puigdemont en la calle tan pichi mientras Junqueras escucha todas las noches a las ocho cerrarse la puerta metálica de su celda hasta el día siguiente. Si Torra convoca elecciones ahora, qué margen le queda a Ezquerra para apoyar la investidura de Sánchez. Puigdemont con la llave de la cárcel de su adversario y Torra, con su decreto de convocatoria electoral, la esperanza de los constitucionalistas españoles.

No me negarán Vds que la cosa no tiene bemoles…