LUCHA POR ENTROMETERSE

Puigdemont quiere dinamitar la investidura de Sánchez

|

El prófugo Carles Puigdemont está luchando por meter la cabeza en unas negociaciones para una investidura que en realidad quiere dinamitar, según apuntan fuentes de su entorno en Waterloo.

Pese a que Puigdemont opina lo mismo de la investidura del socialista Pedro Sánchez que de sus Presupuestos (aquellos por los que votó no), ahora está intentando participar en las conversaciones, a pesar de que no tiene intención alguna de que el actual secretario general del PSOE siga instalado en la Moncloa.

Según recoge El Confidencial, desde JxCat siguen exigiendo que Sánchez «reconozca a los interlocutores» del separatismo, entre ellos a Carles Puigdemont, pese a su fuga de España, y a Quim Torra. Ambos, sin embargo, son partidarios de forzar otra repetición electoral antes que facilitar la investidura con una abstención.

Aunque en JxCat ya han salido voces como la del ‘exconsejero’ de Economía de la Generalitat Andreu Mas-Colell, que en un artículo en el diario ‘Ara’ pedía a ERC que apoye la investidura de Sánchez ante las demás «dañinas» alternativas, o Artur Mas, que llama a que se «moje» ERC. Pero Puigdemont quiere participar. Teme que una alianza de ERC con Pedro Sánchez, que luego podría concretarse en apoyar sus Presupuestos, se acabe traduciendo en un tripartito en la Generalitat con el apoyo de los comunes que desplace a JxCat en una repetición electoral.

Mientras tanto, la portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha emplazado al PSOE a «moverse» para hacer posible una mesa de negociación si no quiere otra investidura fallida de Pedro Sánchez, después de que las bases de Esquerra hayan rechazado su investidura sin un acuerdo previo sobre el «diálogo».

El 94,6 % de las bases de ERC rechazó este lunes investir al socialista Pedro Sánchez si no hay un acuerdo para constituir una mesa de negociación para abordar el desafío separatista.

En declaraciones a los periodistas en el Parlament, Artadi ha explicado que el lunes ofrecerán más detalles de la posición de JxCat ante la investidura de Sánchez, que de momento rechazan.

En todo caso, la exconsellera ha reiterado que las demandas de JxCat para plantearse la abstención giran en torno a la exigencia de una mesa de negociación para hablar de autodeterminación, con garantías y con alguna figura que «valide» lo que se vaya hablando.