PUBLICIDAD
ANDREA ESPIGARES

‘Retomar la actividad normal va a costar mucho tiempo y trabajo’

|

Conversación tranquila de Josep María Francás con Andrea Espigares, internista dedicada a enfermedades infecciosas en Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles.

JMF: ¿Trabajas con el coronavirus?

PUBLICIDAD

AE: Llevando pacientes, sí. Yo gracias a Dios, no.

JMF: ¿Quién gana, el virus o nosotros?

AE: Uf… qué difícil. De momento el cuerpo intenta ganar al virus por todos los medios, y genera una guerra con todas las armas inmunológicas de que dispone. Nosotros intentamos fomentar un “alto el fuego” con fármacos y mantener el suministro de bienes básicos (oxígeno, nutrientes…). Pero los virus son malos enemigos. No hay que fiarse… es importante no permitir contagios.

JMF: En estos meses que dura la batalla, ¿habéis encontrado armas nuevas?

AE: Nuevas posiblemente no. Más bien se han rescatado armas antiguas: antivirales, antipaludicos, inmunosupresores…, aún no hay nada realmente nuevo que esté probado con un método científico para poder establecer su uso contra el COVID-19.

PUBLICIDAD

JMF: ¿Hay comunicación entre hospitales para saber qué arma es eficaz?

AE: Sí, desde luego. En Madrid estamos, yo creo que todos o casi todos los hospitales públicos y privados, en un chat y nos vamos informando y preguntando día a día. El aprendizaje colaborativo es esencial en esta circunstancia, pero hay que tener mucho cuidado con la “infoxicación”. A veces se reenvían documentos no probados . Es como una fake news en ciencia. Y con la cantidad de información que se genera cada día, esto dificulta el análisis. Pero vamos bien, estamos aprendiendo muy rápido, y se están generando iniciativas de investigación casi en tiempo real, para justamente aplicar el método científico y llegar a conclusiones válidas. Me consta que en otras comunidades también hay chats, y a nivel nacional e internacional, las sociedades científicas están haciendo un esfuerzo descomunal por dar información de credibilidad, en abierto a través de webinars. Esto es muy de agradecer.

JMF: El que encuentra un buen remedio no se guarda el hallazgo y lo comunica…

AE: Sí, eso es. Por ejemplo en los efectos adversos de lo tratamientos, nos vamos comunicando dudas y situaciones, que es lo más urgente probablemente. O en las combinaciones de tratamientos que parecen ir mejor… Aunque esto son subjetividades, permiten generar iniciativas con diseño científico para probar si realmente es cierto o no que va bien. No hay que olvidar que la medicina es una ciencia, y no vale el “a mi me ha ido bien con mis pacientes”, sino que hay que ver como son esos pacientes, que variables han mejorado u si es aplicable a mi paciente concreto. Es complicado, y lleva su tiempo. Pero al estar todos colaborando estos tiempos se acortan mucho. Es importante no perder el método científico aunque sea una situación de urgencia, para saber si lo estamos haciendo bien. De momento, yo creo que vamos bien.

JMF: Además de terapias en estos chats habláis de otros temas. ¿Cuál es la queja más habitual de los médicos?

PUBLICIDAD

AE: Sí, hablamos, pero no mucho porque somos un montón! Sería un lío tremendo, jaja. Se comparte música por las mañanas, y se dan ánimos. Hay hospitales que tienen déficit de equipos de protección, y lo transmiten en el grupo, o déficit de algún fármaco o limitaciones de éstos, o limitación de personal. El problema es que centralizaron la distribución de algunos fármacos y eso ha generado estrés. Pero es cierto que no hemos dejado de usar, que yo sepa, lo que considerábamos que había que usar en cada momento. Genera mucha alarma que te digan que está limitado el acceso a algo, entre los profesionales. Otra situación desagradable son los ingresos en UCI y fallecimientos de compañeros. Además de la politización de la crisis sanitaria, con la que la mayoría estamos en desacuerdo. Luego hay mil chats más de “COVID-19”, en los que participamos: del hospital, de los colegas de tal grupo, del otro hospital… es una locura… La verdad es que yo hay días que apago el móvil!

JMF: ¿A qué politización te refieres?

AE: Bueno, lo que leemos todos en prensa, que si la culpa es de tal partido o de tal otro… Yo pienso que esto es un problema técnico y es un comité técnico quién debe valorar la situación. Tanto de salud como de todas las repercusiones socioeconómicas que esto tiene ya. Obviamente el Gobierno de España tiene que tomar decisiones, pero posiblemente deberían dejar de lado las diferencias ideológicas y aportar todos los partidos su perspectiva, ya que cada partido representa a un grupo de ciudadanos de España que está teniendo su vivencia de esta situación. Y junto con el comité técnico decidir acciones que estén científicamente probadas. Estoy sonando muy científica todo el rato. En realidad soy una médico clínico 100%, pero en situaciones complejas pienso que hay que decidir con la información más cierta posible y las valoraciones más amplias posibles.

JMF: ¿Piensas que se toman decisiones al margen de los técnicos?

AE: No, al margen posiblemente no. Entiendo que si yo llego a conocer cierta información, seguro que ellos (los que deciden) la tienen. Pero es cierto que los clínicos hemos echado de menos un enfoque no solo epidemiológico de la situación, sobre todo al inicio. Ahora está más compensado, y los protocolos son más aplicables a la realidad clínica. También vamos teniendo todos más conocimiento y experiencia acumulada, y eso se nota en los protocolos, en las medidas… en todo. Incluso en los que se quedan en casa, que van entendiendo mejor las razones del confinamiento.

JMF: ¿Cuándo y cómo acabará esto?

AE: Gran pregunta. Si con “esto” te refieres a la crisis sanitaria, depende mucho de las próximas semanas. Ojalá aunque levanten el confinamiento la mayoría de los trabajadores que tienen posibilidad se queden teletrabajando. Pero es muy posible que haya un repunte. Y esto va a coincidir con un aumento de la demanda sanitaria por enfermedades no-COVID que llevan aguantando en casa estas semanas y se han descompensado, cánceres sin diagnosticar… Y si aumenta el uso del transporte, aumentarán los accidentes de tráfico… con lo cual, estando como estamos que aún la UCI tiene una ocupación altísima, tengo dudas de que no estemos en una o dos semanas igual que hace 10 días. Aunque no sea directamente por el COVID-19, pero sí de forma indirecta. Así que si hay suerte… igual para verano estamos mejor. Y bien, para final de año. Entonces vendrá la gripe: por favor, todo el mundo que se vacune.

JMF: Pintas un panorama horrible, ¿hacen mal en abrir la mano al confinamiento?

AE: Pues no sé si horrible… pero es que creo que la mayoría de la población está en una especie de burbuja transitoria, de que esto se acaba pronto y reanudo mi actividad. Habrá gente capaz de montar un fiestorro el fin de semana que viene. Y la realidad es que esto está complicado. Retomar la actividad normal va a costar mucho tiempo y trabajo. En Wuhan llevan bastante más de lo que llevamos nosotros. Los italianos, ahí andan. No sé, ojalá no sea tan horrible. No soy la única médico que tiene dudas sobre abrir la mano en el confinamiento. Pero claro, hay que mirar que la gente tiene que comer también, que es un tema muy delicado…

JMF: Yo, sin mascarilla no dejaría salir a nadie y, sin test, no entiendo cómo se atreve alguien ha hablar de cifras de infectados.

AE: Sí. Las mascarillas son muy importantes. Y lavarse las manos bien. Las cifras de infectados obviamente son erróneas, solo por lo que conocemos de cómo funcionó en China, sabemos que hay muchos más. Es importante saber quién ha pasado la enfermedad, para saber si vamos estando inmunizados y si hay inmunidad de rebaño podremos estar un poco más tranquilos. Yo ya no miro las cifras. Solamente cuando me da bajón, para darme cuenta de que lo que nosotros vemos en los hospitales es mucho menos de lo que hay, y que no todos están tan graves.

JMF: Y eso, que haya mascarillas y test, no sé si es hacer política, pero si sé que es responsabilidad del gobierno.

AE: Sí, claro que es responsabilidad de quién decide.

JMF: Mil gracias Andrea, seguimos en contacto, si va para tan largo tendremos tiempo de charlar más adelante. Un beso.

AE: A tí! Espero que acabe antes de lo que pienso… porque… en fin. Mucho ánimo! Que tú estas todo el día con esto también!