PUBLICIDAD

Ron señala la responsabilidad de Saracho

|

El expresidente del Banco Popular, Ángel Ron, ha vuelto este jueves por segundo día consecutivo a comparecer ante el juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama.

En línea con su declaración del miércoles, ha vuelto a señalar a su sucesor en el cargo, Emilio Saracho, como el responsable de que el banco acabase vendido al precio simbólico de un euro y para ello ha solicitado aportar a la causa el acta de un consejo de administración de abril de 2017 en el que el ya nuevo presidente habría explicado que podía conseguir 3.500 millones de euros sin ampliar capital ni vender el banco o acometer ninguna operación corporativa.

PUBLICIDAD

En concreto, según señala su despacho de abogados, Bufete Choclán, este plan incluía la venta de Totalbank y Wizink, una operación que ya habría dejado encarrilada Ángel Ron, entre otras medidas de venta de activos no estratégicos sin perjuicio para el accionista.

Sin embargo, Saracho decidió no ejecutar esta serie de medidas, de manera que todo el tesoro «acabase en posesión del comprador a bajo precio».

En esta línea, también ha afirmado que Saracho, un mes antes de la reexpresión de las cuentas, estuvo en el Banco Central Europeo sin comunicárselo al consejo y ya puso sobre la mesa que entre los posibles caminos para el Popular estaba su resolución. Para Ron, esto revela que la verdadera intención de su sucesor era vender la entidad a bajo precio, no gestionarla.

Asimismo, en esta misma reunión, Saracho defendió su bonus de bienvenida de cuatro millones de euros y el de su director financiero, Miguel Escrig, según ha declarado Ron.

Además ha señalado a Saracho como fuente de El Confidencial en una noticia publicada el 11 de mayo de 2017, cuyo titular decía: “Saracho pone en venta el Popular por riesgo de quiebra”.

PUBLICIDAD