PUBLICIDAD
PESE A DECLARARSE EN REBELDÍA

Sánchez ignora al Supremo y se verá con el inhabilitado Torra

|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no está dispuesto a que la “deriva judicial” del conflicto político en Cataluña, como él mismo la calificó en el discurso de investidura, frustre sus planes. Este domingo, subrayó en una conversación informal con la prensa que será él quien lleve las riendas del diálogo con los dirigentes separatistas junto con la vicepresidenta primera, Carmen Calvo.

Tras ellos irá la labor que al respecto tengan que hacer otros ministros, como la nueva titular de Política Territorial, Carolina Darias. Pero sí dejó claro que en el caso de Cataluña él es quien conducirá la cuestión.

PUBLICIDAD

La reunión con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, será en los próximos días, aunque, según ha comentado Sánchez, no tiene aún ni fecha ni lugar acordados. Será en cualquier caso antes de la mesa de negociación que se tiene que conformar, de acuerdo con el pacto entre PSOE y ERC, en los próximos quince días tras la formación de Gobierno.

Y todo pese a la decisión de Torra y del presidente del Parlament, Roger Torrent, de declararse en rebeldía contra la decisión del Tribunal Supremo de ratificar la suspensión cautelar de Torra como diputado, decidida por la Junta Electoral Central (JEC) tras la condena del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).