PUBLICIDAD

La sectaria dirección de TV3 organiza un debate cargado de basura separatista

|

Inés Arrimadas (Cs), Cayetana Álvarez de Toledo (PP) e Ignacio Garriga (Vox) han arremetido este martes contra TV3 en el debate televisivo de candidatos al 10N en Cataluña, organizado por la televisión pública catalana.

El debate, moderado por el director de la cadena, Vicent Sanchis, ha arrancado con los reproches que Arrimadas y Álvarez de Toledo ya le dirigieron en el celebrado justo antes de las elecciones del 28A.

PUBLICIDAD

A su llegada a los estudios de TV3, en Sant Joan Despí (Barcelona), Álvarez de Toledo se ha encontrado con lazos amarillos atados a la barandilla de una de las escaleras de las instalaciones de la cadena, ha desatado varios y los ha tirado a una papelera, imágenes que ha colgado posteriormente en su cuenta en Twitter.

Arrimadas, a su paso por la misma escalera, también ha tomado imágenes de los lazos amarillos y ha escrito en Twitter: «La dirección de TV3 es tan sectaria que ni el día del debate puede evitar tenerlo todo lleno de propaganda separatista».

Arrimadas ha acusado a TV3 de ser una «maquinaria de propaganda» y ha ofrecido a Sanchis, de nuevo, una «carta de dimisión»: «No nos haga esperar al 155, que lo primero que haremos será cesarlo», le ha advertido, a lo que el director de TV3 ha replicado que, como moderador, no le podía contestar.

A continuación ha sido Álvarez de Toledo quien ha cargado contra la cadena pública catalana: «Han construido una secta», ha denunciado.

«Yo he dudado si venir hoy», ha asegurado la candidata del PP, que ha explicado que finalmente ha decidido quedarse en el plató de Sant Joan Despí (Barcelona) «por respeto democrático a los catalanes».

PUBLICIDAD

Por su parte, Garriga ha denunciado que TV3 fue un «altavoz de propaganda» en el «golpe de Estado» del 1-O y, con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, «debería haberse cerrado, intervenido de manera inmediata».

En este punto, ha reprochado a PP y Cs que ahora «hablen de intervenir» TV3, pese a que en 2017 «no lo hicieron con el 155».

Era la primera vez que Vox -que obtuvo un escaño por Barcelona el 28A- participaba en un debate en TV3, e Ignacio Garriga ha visto cómo desde las formaciones independentistas y de izquierdas calificaban a su formación de «fascista, racista y homófoba».

Garriga ha dicho «condenar radicalmente el fascismo» y, apelando a los orígenes ecuatoguineanos de su familia, se ha encarado con Vehí por acusar a Vox de «racismo y xenofobia»: «Mi abuela y mi madre son negras. Usted es una totalitaria y una auténtica miserable».