PUBLICIDAD
LA HIPOCRESÍA DE LA FORMACIÓN ANTISISTEMA

La ‘transparencia’ de Podemos… sin rastro desde junio de 2017

|

Unidas Podemos nació como adalid de la transparencia y de la regeneración, pero con el tiempo han llegado las mudanzas -de Vallecas al casoplón de Galapagar, ya saben-, los portales de transparencia son casi inexistentes y los sueldos no están actualizados.

La formación ha impuesto el apagón informativo y lleva sin renovar el apartado dedicado en su página web al salario, dietas e indemnizaciones, donaciones al partido y proyectos sociales desde junio de 2017. Dos ejemplos: siguen figurando Carolina Bescansa e Íñigo Errejón, actual líder de Más País, formación que peleará con los morados por el voto de extrema izquierda en las elecciones de este próximo domingo y el secretario general, Pablo Iglesias, aparece con cero hijos a su cargo cuando en la actualidad tiene tres.

PUBLICIDAD

En las últimas semanas, Unidas Podemos y Más País han rivalizado por la limitación de salarios. Iglesias acusó a su excompañero y ‘camarada’ Errejón de aceptar donaciones privadas y no limitar los sueldos, a lo que este respondió publicando el código ético y reprochando al partido del que fue fundador de «no cumplir con la limitación» desde hace tiempo.

Desde Unidas Podemos señalan que todos los cargos públicos donan parte de su sueldo y que los complementos -por hijo o familiar a cargo, por discapacidad, etc- no se pueden acumular porque “están limitados”. Lo cierto es que continúan sin mostrar los justificantes de las transferencias de los donativos realizados por sus diputados que corresponden a los «excesos de sueldo» y preguntados por esta cuestión responden con evasivas y sin aportar ninguna información. ¿Cuándo actualizarán en portal? Sine die.

Tal y como establece su Reglamento General interno, la formación antisistema tiene fijado el salario base de los diputados electos a un máximo de tres salarios mínimos interprofesionales al mes (SMI) -que ha subido a 900 euros gracias a su acuerdo con el PSOE-.

De acuerdo con lo establecido en los anexos de este Reglamento, esa cifra aumenta un 0,5 del SMI por cada hijo a cargo, en el caso de la pareja dirigente, tres vástagos. La parte restante del salario percibido por los representantes, cargos electos o miembros de Gobierno, asesores y cargos de libre designación debe ser objeto de donación. O eso es lo que señala el Documento Ético de Podemos. Pero la realidad dice otra cosa. Desde hace dos años, conocer las donaciones de los diputados o el detalle del desglose de gastos e ingresos de la formación es misión imposible, pues sólo muestra los datos correspondientes a los ejercicios 2016 y 2017.

Y todo pese a que los documentos de su fundación recogían la obligación de publicar los ingresos y gastos de forma trimestral, algo que nunca llevó a cabo.

PUBLICIDAD

Pero la hipocresía de Podemos no termina aquí. «En Podemos practicamos la transparencia que queremos ver en las instituciones. Nos obligamos a mostrar en qué nos gastamos hasta el último euro. En nuestros Estatutos nos comprometimos a publicar nuestras cuentas de forma trimestral y a presentarlas de forma accesible y comprensible. En nuestro Portal de Transparencia incluiremos el detalle y la factura de cada gasto», afirman todavía hoy sin ningún tipo de reparo, pese a que llevan dos años sin actualizar su portal de transparencia.