'NOS HAN CONDENADO'

Una juez deja sin casa a un anciano de 87 años y se la entrega a su nieta okupa

|

Vicente Moreda, el abuelo de 87 años de la joven que ‘okupó’ el pasado junio su piso en la calle Atocha de la capital, ha reprochado a la juez que ha absuelto a su nieta que se le «condena a quedarse sin casa», pareciendo «culpable» de la situación creada por la joven y su pareja.

«Nos han condenado porque parece que somos los culpables», ha aseverado en una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, en el que estaba acompañado por su hija y madre de la joven, Amelia Moreda. «¿Soy un delincuente?», ha dicho, antes de señalar que la Justicia les «abandona».

La pasada semana, la juez de Instrucción número 21 de Madrid absolvió a Paula y a su pareja de un delito leve de usurpación al alegar que no consta la voluntad en contra de su abuela, enferma de Alzheimer, y que «la difícil situación familiar» que se vive en el seno de la familia impide «fundar un procedimiento condenatorio».

Amelia y su padre se han quejado de que la magistrada no haya tenido en cuenta la documentación presentada en el procedimiento, dado que consta un poder para que Vicente pueda defender los intereses de su mujer, que se encuentra en una residencia incapacitada por la enfermedad que padece.

Además, el afectado ha señalado que es «imposible hablar con su nieta», Paula Enríquez Moreda, y que «no hay posibilidad de acuerdo», indicando que el último acercamiento fue cuando se personaron en la vivienda el pasado 7 de junio -ubicada en el número 112 de la calle Atocha en Madrid-  para intentar que abandonaran sin éxito el inmueble.

Su madre ha relatado que su hija le pidió que le dieran un piso con «un alquiler simbólico», a lo que se negó Vicente. «No han logrado el chantaje que querían», ha dicho el abuelo de la joven, quien sospecha de que su nieta está metiendo a más gente en la vivienda sin permiso.

Paula y su pareja han vuelto a los juzgados de Plaza de Castilla por la denuncia que presentaron en julio contra su abuelo, su madre y el director de la empresa Desokupa por un delito de coacciones. Pero en el juicio el abogado ha retirado la denuncia tras tachar la juez de «despropósito» el hecho de llevar «un asunto personal» a lo penal.