PUBLICIDAD

VOX planta cara al Grupo Prisa para defender la dignidad de sus afiliados

|

El presidente de VOX, Santiago Abascal, ha defendido este jueves el veto a determinados medios de comunicación por difundir una «demonización» de su partido que puede tener consecuencias y llevar a la presión social e «incluso a la violencia».

Abascal ha sostenido esta postura después de que VOX anunciara que no permitirá el acceso a ninguno de sus actos a los periodistas del Grupo Prisa tras un insidioso editorial del diario El País.

PUBLICIDAD

«Si dice que no se puede tratar a Vox como al resto de partidos, nosotros no tratamos a El País como al resto de medios de comunicación -ha defendido Abascal en los micrófonos de la Cadena Cope-. Es un periodismo militante contra VOX y sus 2,6 millones de votantes».

Este veto al Grupo Prisa se suma al que Vox ya tenía impuesto sobre otros medios como El Español, La Marea o Público, entre otros. «Nosotros aceptamos la crítica, pero debemos distinguir entre quienes son periodistas o activistas políticos, en muchos casos de la extrema izquierda», ha insistido el líder del partido.

Para Abascal, la llamada a la alarma de El País recuerda a la «alerta antifascista» que lanzó el candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, tras las elecciones de Andalucía en las que VOX se convirtió en llave para la formación de Gobierno. A su juicio, esta «demonización» es «peligrosa» porque puede tener «consecuencias sociales» y llevar incluso a la «violencia».

Agresiones a VOX

De hecho, ha apuntado que este miércoles simpatizantes de VOX ya sufrieron agresiones en Barcelona y Vizcaya y por ello ha querido «llamar a la calma». «Nosotros defendemos ideas asentadas en el sentido común, el orden constitucional incluso aunque no estemos de acuerdo y no somos nada de lo que dicen», ha aseverado.

Abascal ha asegurado que a él no le «asustan» las acusaciones de fascismo o ultraderecha, pero sí que le preocupan las consecuencias que pueden tener o que desde algunos medios se esté llevando a cabo una «campaña de destrucción» contra personas de VOX «pretendiendo su muerte social».

PUBLICIDAD