Feijóo: «Menos política y más economía» para Cataluña

|

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha recetado «menos política y más economía» para relanzar a Cataluña como motor, y ante el empresariado catalán ha llamado a abandonar «la política del retrovisor» porque insistir en el procés puede ser usado para desestabilizar a la UE en el marco de la guerra en Ucrania.

El presidente gallego saliente ha participado este viernes en la última jornada de la Reunión Anual del Cercle d’Economia, que se celebra en Barcelona, y ha aprovechado la ocasión para ofrecerse a los empresarios catalanes como una garantía de estabilidad.

«Cataluña no puede quedarse atrás. Para entendernos, creo que Cataluña necesita hablar menos de política y más de economía; menos de desconectar y más de reconectarse al progreso y al dinamismo que no debió abandonar nunca», ha expuesto Feijóo, que ha reivindicado la «legitimidad» que le da el haber liderado una nacionalidad histórica como la gallega.

Feijóo, que ha asegurado que el procés fue un «pésimo negocio» para los catalanes, ha advertido de que el contexto internacional recomienda un acercamiento de las instituciones catalanas a las españolas y europeas.

En este sentido, ha sostenido que hay «pruebas concluyentes» de que la invasión rusa sobre Ucrania forma parte de una «estrategia global» que tiene otros hitos como «el intento de fragmentar Estados como el español mediante actuaciones insidiosas».

«En este nuevo contexto -ha continuado-, el procés pasa de ser un instrumento supuestamente liberador a convertirse en una pieza para intentar subordinar las democracias occidentales a una potencia».

Para evitar ese escenario, el líder del PP ha pedido a los independentistas que abandonen un objetivo «que saben que es imposible y que solo puede generar parálisis y frustración» entre unos ciudadanos que ven cómo la inestabilidad perjudica su fuelle económico al bloquear proyectos como la ampliación del Aeropuerto de Barcelona-El Prat.

«Muchos de los que aquí presentes han sufrido por la pérdida del prestigio y de atracción que ha hecho que esta comunidad, otrora uno de los referentes de España, cayera en una decadencia innegable frente a otros lugares más dinámicos», ha remarcado.

Así, ha pedido a la Generalitat que también se implique en la reactivación de la economía catalana y que use el autogobierno en beneficio de sus ciudadanos, y no de forma «irresponsable» como hizo en el pasado.

Con todo, Feijóo ha llamado a recuperar el «espíritu olímpico» que permitió forjar en el paso de los años 80 a los 90 una España «diversa pero unida».