Guerra de Rusia contra Ucrania

Fosas comunes en Mariúpol

|

El alcalde de la ciudad ucraniana de Marúpol, Vadym Boychenko, denunció la existencia de una gran fosa común en la que han podido ser enterradas entre 3.000 y 9.000 cadáveres y mostró imágenes tomadas desde un satélite por la empresa tecnológica Maxar como prueba de ello.

El alcalde de esta ciudad portuaria que los rusos dicen haber tomado por completo, mostró estas imágenes en su cuenta de Telegram y señaló el parecido de la fosa común con las que se encontraron en Bucha, cerca de Kiev, en las que aparecieron cientos de cadáveres enterrados tras la retirada de las tropas rusas. «En las fotos (tomadas) por Maxar el 9 de abril, el sector de la fosa común en Mangush (en el área de Mariúpol) es 20 veces más grande» que la de Bucha, explica el mensaje.

Los rusos «cavaron nuevas trincheras y las llenaron de cadáveres a diario durante todo el mes de abril. Nuestras fuentes informan que en tales tumbas los cuerpos se colocan en varias capas«, aseguró el primer edil.

Boychenko sostuvo que «el mayor crimen de guerra del siglo XXI se ha cometido en Mariupol. Este es el nuevo Babyn Yar. Hitler luego mató a judíos, gitanos romaníes y eslavos. Y ahora (el presidente de Rusia Vladimir) Putin está destruyendo a los ucranianos». «Ya ha matado a decenas de miles de civiles en Mariúpol. Y esto reclama una fuerte reacción de todo el mundo civilizado. Algo tiene que detener el genocidio «, dijo el alcalde.

Imágenes de satélite muestran posibles fosas comunes en Mariúpol

(Foto: Maxar Technologies)

Las imágenes, proporcionadas el jueves a The Washington Post por Maxar Technologies, muestran varias filas de tumbas en cuatro secciones distintas, cada una de las cuales mide más de 85 metros. La revisión de las imágenes por parte de la compañía indica que las nuevas tumbas aparecieron entre el 23 y el 26 de marzo y que ahora hay más de 200 lotes de entierro junto a un cementerio existente.

El descubrimiento de la fosa común de Manhush se produce cuando los investigadores de toda Ucrania comienzan el arduo trabajo de identificar a los muertos y documentar los posibles crímenes de guerra.

Vladimir Putin celebró el jueves la “liberación” de Mariupol y ordenó bloquear todas las escapatorias posibles del complejo siderúrgico subterráneo donde se atrincheraron los últimos resistentes de esa estratégica ciudad portuaria del sureste de Ucrania.

“El fin del trabajo de liberación de Mariupol es un éxito”, dijo Putin a su ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, en un encuentro difundido por la televisión.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden afirmó sin embargo que “todavía no hay pruebas de que Mariupol haya caído por completo” en manos rusas y aseguró que Putin “nunca tendrá éxito” en la ocupación de Ucrania.

Tras casi dos meses de asedio y bombardeos, las últimas tropas ucranianas están ocultas en la acería de Azovstal, una de las mayores de Europa, que tiene kilómetros de túneles.

Putin determinó frenar el asalto final a ese peligroso lugar y ordenó en cambio “bloquear toda la zona de tal forma que no salga ni una mosca”.

“Tenemos que pensar en la vida de nuestros soldados y oficiales, no tienen que penetrar en esas catacumbas y arrastrarse bajo tierra”, explicó en el encuentro con su ministro de Defensa.

Unos 2.000 soldados ucranianos rechazaron los ultimátums rusos y permanecen atricherados en la siderúrgica, según Moscú.

Las autoridades ucranianas afirman que hay también allí unos 1.000 civiles.

Mariupol ha sido uno de los lugares donde se ha concentrado la ofensiva rusa desde poco después de la invasión, el 24 de febrero. Controlar ese puerto del mar de Azov permitiría a Moscú unir los territorios prorrusos del Donbás y la península de Crimea, ya anexada en 2014.

Las autoridades estiman que unas 20.000 personas murieron en Mariupol, debido a los bombardeos o a la falta de agua, comida y electricidad.