Gabilondo, ingresado por una arritmia, no recogerá su acta de diputado tras la derrota

|

El cabeza de cartel del PSOE en las elecciones a la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, que ha sido ingresado por una dolencia cardiaca en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, no recogerá su acta de diputado tras la derrota en las elecciones autonómicas del pasado martes, en las que los socialistas cosecharon el peor resultado de la historia.

Las intensas presiones recibidas desde Moncloa para que abandonara la Asamblea de Madrid, provocaron ayer su cambio de decisión y, según algunas fuentes del partido, su profundo disgusto.

José Luis Ábalos ha señalado, en tono duro e implacable, que el primero que sabía «lo que tenía que hacer» tras los comicios era el propio Gabilondo, que, ha reconocido, asumió la candidatura del partido en un momento «muy complicado» y sin tiempo para preparar la campaña. Ábalos ocultó sin embargo que Gabilondo se limitó a seguir órdenes y contraórdenes de la Moncloa.

Ábalos también se ha referido a la dimisión del líder del PSOE en Madrid, José Manuel Franco, a quien ha agradecido su compromiso con el partido: «Es parte del equipo y seguirá siendo parte del equipo del PSOE».

Al mismo tiempo, sin embargo, ha negado de forma tajante que la dirección federal del partido hubiera pedido a Franco que presentara su dimisión por los pésimos resultados electorales.

«Es imposible que se le haya pedido que se vaya, en absoluto», ha garantizado Ábalos, que ha añadido que en el PSOE se asumen las responsabilidades de forma colectiva «porque son compartidas», pese a que el único dimitido haya sido Franco.

Para el secretario de Organización socialista, su dimisión tiene más que ver con el tiempo nuevo que se abre en el partido en Madrid, una nueva etapa que José Manuel Franco «no quiere condicionar».