Contra los indultos

González insiste: no se dan las condiciones para el indulto

|

El expresidente del Gobierno Felipe González, que ha participado en el foro «Madrid Food&Drink Summit», organizado por la patronal de la industria alimentaria española (FIAB), ha reiterado que «no se dan las condiciones» para que el Gobierno de Pedro Sánchez indulte a los presos condenados por el Tribunal Supremo por el»procés» independentista.

El que fuera presidente del Gobierno entre 1982 y 1996 ha precisado que en su misiva Junqueras continúa cometiendo un «grave error» al confundir el concepto de democracia con el de tener una mayoría parlamentaria.

«La democracia no es solo ganar unas elecciones, consiste en ganar respetando el marco institucional en el que uno compite electoralmente«, ha insistido González, quien ha reclamado el respeto a la Constitución, el Estatut y el ordenamiento jurídico vigente como paso indispensable para estudiar cualquier indulto.

Ha recalcado, asimismo, que estos indultos serían «individuales» y no colectivos, y ha denunciado la «satanización» del artículo 155, que permite controlar en determinados supuestos las funciones descentralizadas a las comunidades autónomas.

«Cuando tenemos un instrumento político en la mano, preferimos matarlo satanizándolo (…) Y luego optan por ampararse debajo de las togas para que la Justicia resuelva los problemas que los políticos no somos capaces de resolver», ha lamentado.

También ha expresado su dolor y preocupación por el reciente conflicto abierto entre España y Marruecos, y se ha limitado a señalar que es necesario «superar» esta crisis desde el «respeto mutuo» y sin imponer ninguna medida a nadie.

En este sentido, ha revelado que la primera vez que el rey marroquí Hassan II -padre del actual monarca- le preguntó sobre el Sáhara fue justo después de salir del Gobierno, ya que durante su mandato de casi 14 años nunca trató el asunto con él directamente.

Por otro lado, ha instado a los grupos políticos a buscar el consenso y dejar de lado «las descalificaciones y la confrontación», ya que la crisis provocada por la pandemia ha derivado en un escenario que exige «grandes acuerdos».

El exdirigente socialista ha incidido en que España necesita aprovechar los fondos de recuperación que aportará la Unión Europea (UE) para avanzar, y ha subrayado que fracasar en este reto no sería bueno tampoco para aquellos que pretenden un cambio de signo político en el Ejecutivo.

González ha denunciado «el insulto grueso y la descalificación vacía» de las sesiones parlamentarias, así como a aquellos que tiran de «populismo» para ofrecer «respuestas simples a problemas complejos».

«Como esas respuestas simples no sirven, tienen siempre que buscar a alguien al que culpar de que no se cumplan sus profecías», ha advertido durante su intervención, centrada inicialmente en los 35 años que se cumplen de la entrada de España en la UE.