Ya no cuela

Hay que parar a Elon Musk. Por Carlos Esteban

Elon Musk, el hombre más rico del mundo.
|

El hombre más rico del mundo ha hecho una oferta de compra sobre la red social Twitter y los perros del sistema han entrado en pánico.

¿Temen estos nobles caballeros de la prensa y adalides de las instituciones democráticas el dominio de la comunicación pública por un puñado de plutócratas? Evidentemente, no, porque la comunicación pública está desde siempre en manos de un puñado de plutócratas. De hecho, algunas de las críticas más feroces se publican en el prestigioso Washington Post, propiedad del dueño de Amazon, Jeff Bezos.

No, lo que les aterra es que Musk se define como un fundamentalista de la libertad de expresión, y eso sí que no. Sin censura, el régimen progre se desmorona en meses. Sin la ocultación de ciertas opiniones, incluso de ciertos hechos, la tiranía globalista no se sostiene.