Imposiciones culturales inaceptables. Por Juan Antonio de Castro

|

Por Juan Antonio de Castro

Ha llegado el momento de frenar en seco las consecuencias de un cierto multiculturalismo, impuesto por poderes globalistas, e implementado por políticos sin valores, sin escrúpulos y para los que “España” es sólo una palabra más.

Son las 13h30 del jueves 2 de junio de 2022, en la Sala de Juntas de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, entra la conferenciante Shirin Musa que es miembro activo de, entre otras, la ONG “Femmes for Freedom”, para hablarnos de las “Mujeres Olvidadas de Europa”, en el marco de un “Master de Género”.

A pesar de la obsesión por los temas de género en nuestro país, nuestras compatriotas más feministas no suelen levantar la voz contra la auténtica opresión y sometimiento que sufren muchas mujeres y niñas musulmanas, dentro y fuera de España, por parte de sus parejas y familias. La explicación es clara: hay aún mucho temor cuando hay que enfrentarse a veces a auténticos maltratadores de mujeres, que no respetan los derechos humanos y que campan a sus anchas por varios países del mundo. Poco hemos sabido hasta ahora en España de mujeres como Shirin Musa, de origen paquistaní y de nacionalidad holandesa, musulmán, valiente y que da la cara y se pronuncia sin dudarlo un instante, en contra de la imposición a la fuerza del hiyab, el velo, por parte de ciertas familias, a compañeras de clase de muchos de nuestros hijos, en muchísimos colegios a lo largo y ancho de España.

Lo que Sharin Musa y muchas de sus amigas activistas en España vienen captando, es que el hecho de que una niña vaya al colegio en España, con el hiyab, tiene implicaciones muy serias, no sólo en términos de discriminación o alejamiento que esas niñas pueden sufrir, en el trato diario con sus compañeras de colegio, sino también en lo que respecta a su propio proceso de integración para llegar a asumir, plenamente como suyos, nuestros valores y cultura. Pero sobretodo, el hiyab en estas menores, tiende a romper el principio de igualdad entre hombre y mujer, restringiendo además las libertades de niñas, que genera la imposición del velo por parte de sus propias familias.

Sharin Musa es clara al afirmar que es necesario activar la legislación al respecto en España, e incluso llevar los diversos temas de sometimiento de la mujer musulmana al hombre y a la familia, con sus implicaciones, al Congreso de losDiputados. Al igual que se ha hecho en Holanda y otros países, así como en el Parlamento Europeo, lugares que han recibido a Shirin Musa en su viaje por Europa.

Y es que la legislación española en este tema es confusa en la materia y ha terminado dejando, en muchos casos, la responsabilidad de aceptar, o no, el hiyab en clase, en manos de los propios directores de colegios. Esto no solo impone una responsabilidad difícil de llevar para dichos directores, sino que, además, no permite que sea la propia Administración del Estado la que regule algo que atañe directa y profundamente a nuestros valores, nuestros derechos y nuestra convivencia actual y futura en España.

Si queremos evitarles a nuestras generaciones venideras, un clash de culturas, y creemos en un “multiculturalismo” que exija el respeto a nuestros valores y cultura, debemos abordar, en especial, el derecho de las menores inmigrantes a fusionarse en nuestra cultura, a la par que se exige el mayor respeto por las creencias religiosas de cada uno.

Pero para eso hay que abordar el problema con valentía y sin complejos, legislar y aplicar la ley. En esa línea siempre encontraremos a personas como Shirin Musa y muchas otras mujeres y niñas, capaces de levantarse contra la opresiónde sus propias familias y reclamar el respeto a los valores y cultura que han decidido adoptar con el fin de integrarse plenamente entre nosotros.