Inglaterra: el 67% de las muertes por «COVID» son de vacunados, según prensa británica

|
Algora Blog
Artículo originalmente publicado en inglés en The Daily Expose
Las noticias de última hora de la mañana del viernes 25 de junio revelan que Matt Hancock ha estado teniendo un romance secreto con su ayudante Gina Coladangelo. Imaginamos que es lo único de lo que habla la nación desde que se publicaron las imágenes de Hancock abrazando a la millonaria lobista, sin duda está en todos los medios de comunicación y dudamos que deje de ser noticia de primera plana en breve.
Pero como has estado ocupado deleitándote con el bochorno de Hancock, probablemente no sepas que el mismo día Public Health England publicó un informe en el que se mostraba que la mayoría de las supuestas muertes por Covid-19 son significativamente mayores en personas que han recibido al menos una dosis de la vacuna Covid-19, y que el mayor número de muertes se produce en personas que se supone que están totalmente vacunadas.
El informe titulado «SARS-CoV-2 variants of concern and variants under investigation in England» (Variantes preocupantes del SARS-CoV-2 y variantes que se están investigando en Inglaterra), es el decimoséptimo informe técnico sobre las supuestas variantes preocupantes en el Reino Unido y resulta una lectura muy interesante una vez que uno se da cuenta de lo que las estadísticas nos dicen realmente.
PHE ha compilado una tabla útil que muestra el número de supuestos casos confirmados de la variante Delta en el Reino Unido junto con el número de supuestas muertes debidas a la variante. La tabla muestra que desde el 1 de febrero de 2021 hasta el 21 de junio de 2021 ha habido 9.571 supuestos casos confirmados de la variante Delta en personas mayores de 50 años. De ellos, 8.025 se han confirmado sólo en los últimos 28 días.
Sin embargo, los datos muestran que las personas mayores de 50 años que no están vacunadas representan sólo el 10% de los presuntos casos confirmados de Covid, mientras que los que están totalmente vacunados representan el 37% de los presuntos casos confirmados. Otro 40% de los supuestos casos son personas que habían recibido una dosis de la vacuna Covid-19 al menos 21 días antes de su supuesta infección confirmada por Covid-19.
Como se puede ver en la tabla anterior, el número de personas mayores de 50 años totalmente vacunadas con un supuesto caso confirmado de la variante Delta supera en 3 a 1 a las que no están vacunadas, mientras que el número de personas mayores de 50 años que han recibido al menos una dosis de la vacuna Covid y tienen un supuesto caso confirmado de la variante Delta supera en casi 9 a 1 a las que no están vacunadas.
Cuando se autorizó el uso de emergencia de las vacunas Covid-19, las autoridades no tenían ni idea de si iban a funcionar. Los limitados ensayos realizados sólo midieron si una persona vacunada sufría o no una enfermedad grave si se infectaba con Covid-19, no midieron si una persona vacunada podía seguir infectándose con Covid-19, y no midieron si una persona vacunada podía seguir propagando el virus de acuerdo con la teoría de los gérmenes aceptada por la mayoría.
Se afirma que las vacunas reducen significativamente las posibilidades de sufrir una enfermedad grave si se infecta con Covid-19, por lo que, aunque una cantidad significativamente mayor de personas mayores de 50 años vacunadas tienen un caso confirmado de la variante Delta en comparación con las que no están vacunadas, cabría suponer que se vería lo contrario en el número de personas que supuestamente han muerto a causa de la variante Delta?
Porque el Sr. Hancock nos ha dicho una y otra vez que las vacunas Covid-19 son nuestra única vía para volver a la normalidad y que debemos dar la cara, arremangarnos y vacunarnos cuando se nos pida. Así que las vacunas deben hacer lo que dicen en la lata. No es que el Sr. Hancock nos mienta, ¿verdad? Puede que le haya mentido a su mujer durante quince años y que haya tenido una aventura con una asesora a la que nombró para que controlara el Departamento de Sanidad, además de concederle el dinero de los contribuyentes por hacerlo, pero no mentiría al pueblo británico, ¿verdad?
Desgraciadamente, parece que el Sr. Hancock ha vuelto a mentir y en lugar de que las vacunas Covid-19 sean nuestro camino de vuelta a la normalidad, son todo lo contrario. Porque los datos publicados por Public Health England nos muestran que el número de supuestas muertes debidas a la variante Delta es mayor entre quienes han recibido dos dosis de la vacuna. [Eso sólo es cierto en el absoluto].
De las 117 supuestas muertes por Covid que se han producido desde el 1 de febrero, un enorme 60% de ellas eran personas que habían recibido al menos una dosis de la vacuna Covid-19, que supuestamente les protege de enfermedades graves. Pero la mayoría no eran personas que sólo habían recibido una dosis, el 70% de los que habían muerto incluso después de haber recibido al menos una dosis de la vacuna Covid-19 estaban de hecho totalmente vacunados, y otro 27% de los que habían recibido al menos una dosis habían recibido su primera dosis al menos 21 días antes de su muerte.
Según los datos de PHE, el número de personas no vacunadas que supuestamente murieron a causa de la variante Delta representó sólo el 37% de todas las supuestas muertes por Covid.
El PHE también ha revelado en su informe lo terriblemente peligrosa que es la variante Delta. La tabla 2 nos muestra que la tasa de mortalidad de la variante Delta es de un astronómico 0,1%.
Nos preguntamos si le sorprendió, como a nosotros, ver una tasa de mortalidad tan baja como el 0,1%. Tal vez sea un error, porque las personas que ven religiosamente las noticias de la BBC, confían en el Gobierno y en la OMS, llevan una máscara religiosamente, predican a los demás que no hay nada de qué preocuparse cuando se trata de tomar una vacuna experimental porque «la ciencia es más rápida ahora», e intentan coaccionar a los demás para que se vacunen porque «la variante delta es realmente peligrosa», no pueden estar todos equivocados, ¿verdad?