EN ZONAS MINERAS

El plan de Johnson para retener a los votantes históricamente laboristas

|

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha empezado desde este lunes una semana intensa con el nombramiento de ministros, tras obtener la mayoría absoluta en las elecciones del día 12.

Según fuentes oficiales, tiene previsto además hacer un reajuste de su Administración. Los cambios implicarían la supresión de algunos ministerios y la creación de nuevos departamentos en que los funcionarios podrían ser reemplazados por expertos externos de la confianza del primer ministro.

El equipo de Johnson utilizará las vacaciones navideñas para trabajar en estos cambios y definir las estrategias que le permitan llevar a cabo sus prioridades de cara a los próximos cinco años, las cuales pasan por invertir en el sistema nacional de salud y educación y mejorar la economía en zonas deprimidas del país.

El Partido Conservador de Johnson, que obtuvo 365 escaños, mientras que los laboristas de Jeremy Corbyn obtuvieron 203 diputados, quieren mejorar los servicios públicos para tratar de mantener el apoyo de los votantes de hasta 24 tradicionales bastiones laboristas, que eligieron a los tories por primera vez en casi un siglo.

Johnson ha adaptado su discurso para atraer a las clases trabajadoras, especialmente de zonas mineras y postindustriales del norte de Inglaterra y Gales, que hasta ahora constituían el conocido como «muro rojo» por su predilección laborista, pero que esta vez han puesto por delante su deseo de ver materializado el brexit.

Una fuente de la residencia oficial de Downing Street indicó este lunes a los medios que el primer ministro «ha sido muy claro de que tenemos la responsabilidad de cumplir (con las promesas) para conseguir un futuro mejor para nuestro país y que debemos responder a la confianza del pueblo ejecutando el brexit».