EN UN AUDIO

Evo Morales ordena bloquear la entrada de alimentos en Bolivia

|

Artículo publicado en Panampost

El Ministerio de Gobierno de Bolivia dio a conocer el audio que muestra cómo, desde México, Evo Morales organiza un bloqueo de comida y combustible contra los ciudadanos de La Paz.

«No es posible que Evo siga enfrentando a bolivianos con bolivianos y ordene que no entre comida. Es un crimen de lesa humanidad», sentenció el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, quien expuso el video y señaló que denunciará al expresidente por «terrorismo, ya que incurre en delitos de lesa humanidad».

«Hermano, que no entre comida a las ciudades, vamos a bloquear. Cerco de verdad. Cuando me han expulsado del Congreso en 2002, bloquearon. Ahora me expulsan de Bolivia y hay bloqueo. Vamos a ganar. (…) Si la Asamblea rechaza mi renuncia, voy a intentar como sea volver, aunque me detengan», se escucha decir al expresidente.

Además, le ordena a Faustino Yucra Yarwui, referente campesino que aparece en el video conversando con Morales, dividir «al sindicato en cuatro o cinco grupos» para extender el cerco: «Si uno se concentra, se cansa y la gente abandona; pero si son grupos que se turnan, vamos a aguantar el bloqueo».

El origen del video que expone a Morales provino de un teléfono celular incautado durante un operativo policial en la zona de mayor influencia de Morales, Tiquipaya, en el departamento de Cochabamba.

Ya pesan contra Morales denuncias por alzamiento armado, terrorismo y sedición. Fueron admitidas por la Fiscalía y presentadas por el diputado Rafael Quispe y el abogado Omar Durán. El fiscal a cargo será José Yujra.

Según el abogado, Morales habría instigado a la sedición, terrorismo, al odio y otros delitos que derivaron en enfrentamientos entre bolivianos, a través de redes sociales y en entrevistas con medios de comunicación internacionales. Ahora hay en su contra material audiovisual.

El hambre como herramienta de control del socialismo

Usar el hambre como método de terror no es una idea original de Morales, sino parte de la ideología que profesa: el socialismo. Tras el retiro de Rusia de la Primera Guerra Mundial se desencadenó la Guerra Civil Rusa de 1917 a 1923. Cuando Lenin se consagró líder de los bolcheviques, dio la orden de que los campesinos no tengan acceso a comida por su supuesta complicidad en la guerra contra el Ejército Rojo, fundado y liderado por Trotsky.

Solo de 1921 a 1922 murieron de hambre alrededor de cinco millones de personas -sobre todo en la confluencia de los ríos Volga y Samara, particularmente la ciudad de Samara- y se llegó no solo a practicar canibalismo, sino incluso a comerciar partes de cuerpos humanos. Eso fue solo el principio, a inicios de la década de 1930, durante uno de los procesos de colectivización (de la agricultura), como dicta el socialismo, el entonces líder de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Stalin, dio la orden de expropiar y redistribuir. Los ucranianos de la parte occidental, habitantes de la zona más fértil de la URSS, se resistieron y como consecuencia fueron condenados a trabajar la tierra sin poder alimentarse de ella.

Se estima que alrededor de siete millones murieron de hambre solo en un año. Este suceso se conoce como el Holodomor, que significa hambre artificial. Pues no falta(ba) comida, simplemente no se puede acceder a ella «por órdenes de arriba», como pretendía Morales.

Ahora solo le queda instigar desde México, pues si vuelve a Bolivia tendrá que responder ante la justicia de este país por varios delitos. Por eso le convenía provocar el caos para desestabilizar al Gobierno actual y proclamarse héroe, con lo que lograría eludir a la justicia.

Pero su intento fue frustrado. La presidencia aún la ejerce Jeanine Áñez, quien fue vicepresidente del Senado y ahora, por medio de la nueva canciller, ha roto relaciones con los aliados del socialismo del siglo XXI, comenzando por el cuerpo diplomático de Nicolás Maduro y las misiones médicas que Cuba enviaba con fines políticos, desde la financiación de protestas hasta la ideologización de los pacientes.

Si bien esta amenaza fue detenida a tiempo, expone tanto el interés como la metodología del expresidente y sus aliados para retomar el poder.