Karaganov, asesor de Putin: «Esto es una guerra contra Occidente».

|

En una entrevista publicada por Il Corriere de la Sera, el destacado asesor de Vladimir Putin, Sergey Karaganov, con gran influencia en el Kremlin, desgrana la doctrina oficial rusa sobre la invasión de Ucrania y los acontecimientos de la terrible guerra que está estremeciendo al mundo.

La entrevista, realizada por el periodista Federico Fubini0 el pasado 8 de abril, contiene algunas afirmaciones que son de pleno interés periodístico y reproducimos parcialmente para nuestros lectores.

Karaganov fue asesor presidencial de política exterior con Boris Yeltsin y más adelante con Vladimir Putin. Hoy es director del Centro de Política Exterior y de Defensa de Moscú, y es hombre de gran proximidad a Serguéi Lavrov.  Sus propuestas de intervención en favor de las minorías rusas en antiguas repúblicas soviéticas reciben el nombre de «doctrina Putin».

Karaganov fue el primero en teorizar en 2019 la invasión de Ucrania con el objetivo de impedir la entrada de Ucrania en la OTAN..

El asesor ruso explica los argumentos del Kremlin para invadir Ucrania ya señala:

«Putin dijo que si Ucrania se unía a la OTAN, no habría más Ucrania. En 2008 hubo un plan de afiliación anticipada. Fue bloqueada por nuestros esfuerzos y los de Alemania y Francia, pero desde entonces Ucrania se ha integrado en la OTAN. Se ha llenado de armas y sus tropas han sido entrenadas por la OTAN, su ejército es cada vez más fuerte. Vimos un rápido aumento del sentimiento neonazi en ese país. Ucrania se estaba convirtiendo en una Alemania hacia 1936-37. La guerra era inevitable, eran una punta de lanza de la OTAN. Tomamos una decisión muy difícil: atacar primero, antes de que la amenaza fuera aún más letal.»

Tras reprochar a Occidente sus engaños con la adhesion del país ahora invadido a la OTAN, el periodista le pregunta «¿Cómo puede pensar que un país pequeño como Ucrania atacaría a una superpotencia nuclear como Rusia? ¿Y para que sea nazi, con un presidente judío?»

A lo que el asesor de Lavrov responde:  «Ucrania fue construida por EE.UU. y otros países de la OTAN como punta de lanza, quizás de agresión o al menos de presión, para acercar la maquinaria militar occidental al corazón de Rusia. Veamos ahora cuán preparados estaban para la guerra. Y el nazismo no es sólo estar en contra de los judíos. El nazismo es la supremacía de una nación sobre otra. El nazismo es la humillación de otras naciones».

Más adelante, el entrevistador recuerda al asesor de Putin cómo los países de Europa Central y Oriental pidieron entrar en la OTAN y como Moscú aceptó la ampliación con el «Tratado Fundacional» sobre las relaciones entre Rusia y la OTAN en 1997. A dicha apreciacion, el asesor ruso reconoce que aquel «Fue el mayor error de la política exterior rusa en los últimos 30 años. Firmamos porque éramos desesperadamente pobres, nos derrumbábamos

Al preguntarle el periodista si cree que puede haber algún cambio de poder en Rusia, el asesor afirma.

«No creo que haya un cambio de poder en Rusia, porque estamos luchando en una guerra de supervivencia. Es una guerra contra Occidente en la que la gente se reúne en torno al líder. Y en Estados Unidos nadie pagó la guerra de Irak, así que tenemos nuestras dudas sobre la eficacia de la democracia».

Más adelante señala reprocha las operaciones militares de la OTAN de los últimos años y recuerda que la «intervención (de la OTAN) en Serbia en 1999 puso fin a una guerra que dejó 13.000 muertos, y por la que Slobodan Milosevic fue juzgado por crímenes contra la humanidad… Los asesinatos masivos en Kosovo (contra los serbios, ed.) ocurrieron después de la violación de Serbia. Fue una agresión incalificable. Y el juicio a Milosevic fue un triste y humillante espectáculo de mezquindad europea».

Era un tribunal de la ONU, no de la UE, replica el entrevistador, a lo que el asesor ruso responde, sin ambages: «No reconocemos el derecho de ese tribunal».

Usted dice -continúa el periodista- que la verdadera guerra ahora es contra el expansionismo occidental. ¿Qué quiere decir?

«Vemos cómo se produce la expansión occidental y la rusofobia alcanza niveles como el antisemitismo entre las dos guerras. Por lo tanto, el conflicto ya era probable. Y vimos profundas divisiones y problemas estructurales en las sociedades occidentales. Así que el Kremlin decidió atacar primero. Entre otras cosas, esta operación militar se utilizará para reestructurar la élite y la sociedad rusas. Se convertirá en una sociedad más militante, basada en la nacionalidad, expulsando a los elementos antipatriotas de la clase dirigente.»

¿Reconoce el Kremlin la legitimidad del orden europeo surgido desde la caída del Muro?

«No debemos reconocer un orden construido contra Rusia. Intentamos integrarnos, pero era un Versailles 2.0. Tuvimos que destruir esta orden. No por la fuerza, sino mediante la destrucción constructiva al negarse a participar en ella. Pero cuando nuestra última petición de detener a la OTAN fue rechazada, se tomó la decisión de usar la fuerza».

¿El objetivo de la guerra es derrocar la presencia de la OTAN en Europa Central y Oriental?

«La mayoría de las instituciones son, en nuestra opinión, unilaterales e ilegítimas. Amenazan a Rusia y a Europa del Este. Queríamos una paz justa, pero la codicia y la estupidez de los estadounidenses y la miopía de los europeos nos han revelado que estos actores no la quieren. Debemos corregir sus errores.

Cuando el periodista italiano le pregunta si cree que es inevitable una escalada de esta guerra hacia otros países, el asesor de Putin responde que «Por desgracia, cada vez es más probable. Los estadounidenses y sus socios de la OTAN siguen enviando armas a Ucrania. De seguir así, podrían atacarse o se atacarán objetivos en Europa para interrumpir las líneas de comunicación. Entonces la guerra podría intensificarse. Eso es cada vez más plausible. Creo que los generales americanos lo ven igual que yo.

Más adelante, el entrevistador reflexiona que la desmilitarización es lo contrario de lo que ha conseguido Putin, que Ucrania se ha llenado de armas, que Alemania y Europa también se están rearmando, que la OTAN ha acercado sus tropas a las fronteras rusas, que Occidente se ha unido en torno a un objetivo y que las sanciones son cada vez más fuertes. «¿Está resultando un éxito la guerra de Putin?», le pregunta.

«No sabemos cómo terminará. La desmilitarización significa la destrucción de las fuerzas militares ucranianas: está ocurriendo y se acelerará. Por supuesto, si se ayuda a Ucrania, eso prolonga la agonía. Sólo podemos hablar de «victoria» entre comillas, porque hay muchas víctimas tanto en el lado ruso como en el ucraniano. La guerra saldrá victoriosa, de un modo u otro. Supongo que también habrá desnazificación, como en Alemania y Chechenia. Los ucranianos serán mucho más pacíficos y amistosos con nosotros».

Pero el ejército ruso tuvo que retirarse, después de poner a Kiev bajo asedio.

«¿Y si la operación sobre Kiev pretendía distraer a las fuerzas ucranianas del teatro principal en el sur y el sureste? Por cierto, las tropas rusas tuvieron mucho cuidado de no atacar objetivos civiles, sólo utilizamos el 30-35% de las armas. Si hubiéramos utilizado todo, eso habría llevado a la destrucción de las ciudades ucranianas y a una victoria mucho más rápida. No hicimos un bombardeo de alfombra como el que hicieron los estadounidenses en Irak. El resultado será probablemente un nuevo tratado, quizás con Zelensky todavía en el cargo. Supondría la creación de un país en el sur y sureste de Ucrania, amigo de Rusia. Quizá haya dos ucranianos. Pero ahora es imposible de predecir, estamos en la niebla de la guerra»

Luego, el periodista le interroga sobre la inesperada cohesión que la guerra de Ucrania ha generado entre EE.UU.

«La cohesión se derrumbará, debido a los problemas de Occidente. Occidente está fracasando y perdiendo su posición en el mundo, por lo que necesita un enemigo: por el momento somos nosotros. Espero que Europa no se suicide eligiendo perder su independencia. Espero que se recupere de este vértigo del odio».

«Hablas como si fuera otro país el que empezó esta guerra», le interrumpe el periodista..

«Fuimos nosotros. Ahora estamos en el mismo terreno que Occidente. Occidente desencadenó varias agresiones. Ahora estamos en el mismo terreno moral. Ahora somos iguales, hacemos más o menos lo mismo que tú. Siento que hayamos perdido nuestra superioridad moral, pero estamos luchando en una guerra existencial».

Hablando del futuro desenlace de la guerra, el asesor de Putin reconoce que la apuesta de, Kremlñin consiste en convertirse en un peón de China.

«Estaremos más integrados y seremos más dependientes de China. Esto tiene elementos positivos, pero en general seremos mucho más dependientes. No tengo mucho miedo de convertirme en un peón de China, porque Rusia tiene un espíritu de soberanía y somos culturalmente diferentes a los chinos. No creo que China pueda o quiera superarnos. Pero no estamos contentos, porque hubiera preferido tener mejores relaciones con Europa.»