Elecciones decisivas en Perú

Keiko Fujimori pide a los electores «salvar a Perú del comunismo»

|

«Salvar a Perú del comunismo», con ese mensaje, repetido hasta la saciedad, fue con el que Keiko Fujimori cerró este jueves su campaña electoral para las elecciones presidenciales del próximo domingo, que presentó como una cruzada contra el «odio» y por la «unidad» de los peruanos.

En un acto multitudinario en el populoso distrito limeño de Villa El Salvador, Fujimori, su equipo, y sus más fervorosos aliados como Álvaro Vargas Llosa, hijo del premio Nobel Mario Vargas Llosa, la candidata  refrendó la noción que esgrimió durante toda la campaña de que el voto no es por ella, sino por el «futuro» del país.

Todo transmitió ese mensaje, desde el uniforme de la selección de fútbol que portaron los presentes en el estrado hasta los invitados de todo tipo que participaron en el mitin, pasando por el «jingle» que alertaba constantemente de la «grave amenaza» que acecha al país en forma del «comunismo al que hay que ganar».

«Dentro de tres días tomaremos una de las decisiones más trascendentales de nuestras vidas, cuyas consecuencias reverberarán por décadas en la historia del Perú. Dentro de 30 años, nuestros hijos y nietos dirán que el 6 de junio los peruanos pudieron ponerse en pie para decir no a un enemigo atroz, el comunismo, el odio de clases, el odio de razas, y los derrotamos», dijo Álvaro Vargas Llosa en un discurso que resumió el espíritu de la reunión.

A juicio del periodista, si gana Fujimori, Perú verá el inicio de la «reconciliación entre peruanos» que permitirá combatir el único enemigo del país, «la pobreza» y evitará que la población quiera entregar su voto «a un candidato que proclama el odio y la división de los peruanos.

«La causa de la libertad es hoy día la causa de Keiko Fujimori. Es hora de creer, es hora de confiar, es hora de convertirla en la primera presidenta del Perú», dijo Vargas Llosa, antes de jalear «Keiko presidenta, Keiko presidenta, Keiko presidenta».