Guerra Rusia - Ucraniaa

Kiev ordena poner fin a defensa de Mariúpo y Rusia proclama su «liberación total»

|

Ucrania ordenó este viernes a sus tropas atrincheradas en la acería Azovstal de Mariúpol deponer las armas, tras casi tres meses de resistencia a la ofensiva rusa que ha arrasado la ciudad portuaria del sudeste del país. Así lo confirmó el comandante del regimiento Azov, Denis Prokopenko. Los soldados resistieron durante 86 días los ataques de las tropas invasoras.

«¡Gloria a Ucrania! 86 días de defensa de Mariúpol. El mando militar superior ha dado la orden de preservar la vida y la salud de los soldados de la guarnición y dejar de defender la ciudad», dijo el comandante en un mensaje colgado en Telegram. Agregó que «a pesar de los intensos combates, de la defensa a ultranza y de la falta de suministros», siempre insistieron en tres condiciones importantes para el regimiento relativas a los civiles, los heridos y los muertos.

«Los civiles pudieron ser evacuados, los heridos graves recibieron la asistencia necesaria y pudieron ser evacuados y luego intercambiados y llevados a territorio controlado por Ucrania. En cuanto a los héroes muertos, el proceso continúa», precisó, mostrando su esperanza de que los cuerpos de los defensores caídos sean entregados «y pronto los familiares y toda Ucrania puedan enterrar con honores a sus héroes”.

Rusia anuncia la liberación total de Mariúpol 

Rusia anunció por su parte la rendición de los últimos combatientes ucranianos atrincherados desde hacía casi tres meses en la siderúrgica Azovstal.

«Desde el 16 de mayo, 2.439 nazis del (batallón) Azov y militares ucranianos bloqueados en la acería se rindieron. Hoy, 20 de mayo, el último grupo de 531 combatientes se entregó», dijo el portavoz del ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov.

El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, comunicó al presidente Vladimir Putin «el fin de la operación y la liberación total del complejo (de Azovstal) y de la ciudad de Mariúpol», agregó.

La evacuación permitirá igualmente extraer a los muertos. «Espero que pronto las familias y todos en Ucrania puedan enterrar a sus combatientes con honores», dijo el comandante del batallón ucraniano Azov, Denys Prokopenko.

Ucrania desea intercambiar soldados de Azovstal por prisioneros rusos, pero las autoridades prorrusas de la región de Donetsk afirmaron que algunos podrían ser juzgados.

«Esperamos que (…) todos los prisioneros de guerra sean tratados de acuerdo con la Convención de Ginebra y el derecho de la guerra», declaró el portavoz del Departamento estadounidense de Defensa, John Kirby.

El asedio y los bombardeos de esta estratégica ciudad portuaria del mar de Azov ha dado lugar a numerosas acusaciones de crímenes de guerra, incluyendo la de un ataque contra una maternidad.

Controlar Mariúpol permitiría a Rusia crear un puente terrestre que conecte el territorio con Crimea, anexionada por Moscú en 2014.

En Ucrania, el primer militar ruso juzgado por crímenes de guerra pidió «perdón» ante un tribunal de Kiev, al detallar cómo mató a un civil al inicio de la invasión rusa, hace casi tres meses.

«Realmente lo siento», declaró Vadim Shishimarin, de 21 años.

Rusia centra actualmente su ofensiva en el este y el sur de Ucrania, después de una tentativa frustrada de conquistar la capital, Kiev.

Los combates arrecian en la región oriental del Donbás, una zona de habla rusa parcialmente controlada por separatistas desde 2014, que incluye las regiones de Lugansk y Donetsk.