Seguridad Nacional

La Administración sufrió 82.000 ciberataques en 2020

|

La Administración española sufrió en 2020 82.000 ciberataques, de ellos más de mil muy graves y 55 críticos, con lo que son una de las principales amenazas para España, lo que junto con la experiencia de la pandemia del coronavirus ha llevado al Gobierno a revisar ya la Estrategia de Seguridad Nacional.

Así lo ha manifestado el director general del Departamento de Seguridad Nacional del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, el general de brigada Miguel Ángel Ballesteros, en el curso de verano de la Universidad Complutense organizado por la Fundación Policía Española.

«El año pasado la Administración española sufrió 82.000 ciberataques, de los cuales más de mil fueron muy graves y del orden de 55 críticos, como los sufridos hace poco por el SEPE y el Ministerio de Trabajo», destacado.

Miguel Ángel Ballesteros ha explicado que además los ciberataques «cada vez son más sofisticados y complejos y tienen una capacidad de hacer daño mucho mayor».

Ha adelantado que previsiblemente este mes sea sustituida la Estrategia de Seguridad Nacional de 2017.

Ha explicado que aunque tocaba el año que viene el Consejo de Seguridad Nacional decidió renovarla ya «porque la experiencia del coronavirus COVID ha demostrado que el sistema no está preparado para recibir información en tiempo real o adecuado para la toma de decisiones».

Ballesteros ha comentado que una vez analizados los datos de los contagios por coronavirus se ha concluido que si el Ministerio de Sanidad los hubiera tenido en tiempo real el estado de alarma se tendría que haber decretado tres semanas antes.

Ha adelantado que para la nueva Estrategia se tendrán en cuenta las carencias detectadas con motivo de la pandemia y por ejemplo de elaborarán catálogos de fabricantes de productos esenciales como lo han sido los respiradores y las mascarillas para tener localizados en todo momento los materiales críticos.

Asimismo ha dicho que se tratará de garantizar una reserva estratégica industrial capaz de fabricar productos esenciales para la seguridad nacional.

En todo caso de cara a la nueva Estrategia de Seguridad «los riesgos y amenazas serán los mismos añadiendo la desinformación» y ha insistido en que «los ciberataques están entra los más preocupantes y cada vez con mayor incidencia aparecen como uno de los problemas más graves».

Por otra parte Miguel Ángel Ballesteros ha valorado que en el último ránking del índice global de ciberseguridad que elabora Naciones Unidas «España sale en el número cinco del mundo, tras Estados Unidos, Reino Unido, Arabia Saudí y Estonia cuando hace muy pocos años estábamos en el 30″.

«El sistema de ciberseguridad en España tiene muy buena prensa y para ser un país tan descentralizado no está nada mal, y en la Unión Europea también gozamos de una buena imagen, aunque mi percepción es que es mejorable», ha concluido.

También ha participado en el curso el comisario jefe de la Brigada Central de Seguridad Informática de la Unidad Central de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional, Santiago Maroto.

Santiago Maroto ha coincidido en que «la ciberdelincuencia es la lacra mayor que hay ahora mismo como lo reflejan las estadísticas, con un incremento de un 25 por ciento anual».

En este sentido ha relatado que cada vez es más frecuente el uso de criptovalores para la financiación del blanqueo de capitales por parte de organizaciones criminales «por el anonimato, por la facilidad de conversión y de transferencia y por los sistemas que hacen que llegue un punto en que no se puede seguir más su trazado».

«Pero la reina de todo esto son las estafas y los fraudes en la red, que están creciendo a un ritmo exponencial», ha recalcado.

El curso ha sido inaugurado por el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, y ha contado con la asistencia del director general de la Policía, Francisco Pardo.