Tarifazo eléctrico

La CNMC sanciona a Iberdrola por falta de transparencia

|

En medio del shock generado en los consumidores por la nueva factura de la luz y el correspondiente tarifazo, con los precios disparados y en máximos históricos, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sancionado a Iberdrola por haber incumplido las medidas de protección al consumidor y por falta de transparencia.

El organismo señala que durante 2018 a más de 45.000 clientes la comercializadora de Iberdrola les cambió de la tarifa de mercado libre al mercado regulado, con una tarificación fija.  Por esa razón, la CNMC afirma que Iberdrola vulneró el derecho que tienen los consumidores a ser debidamente avisados de cualquier intención de modificar las condiciones del contrato y a ser informados de su derecho a rescindirlo cuando reciban el aviso.

Los clientes también tienen derecho a recibir información transparente sobre los precios, tarifas y condiciones generales aplicables al acceso y al uso de los servicios de gas.

Este caso tuvo su origen en la denuncia remitida por una asociación de consumidores y usuarios. Posteriormente, la CNMC inició un expediente sancionador contra la compañía ante los indicios de posibles prácticas contrarias a los derechos de los consumidores.

En sus cartas la comercializadora les indicaba que, a partir del 28 de febrero, pasarían a tener una tarifa de tipo fijo y con un precio estable.

Iberdrola explicaba a sus clientes que el cambio les supondría ventajas dado que con la nueva tarifa tendrían estabilidad en los precios.

La CNMC señala que en las cartas enviadas a los usuarios no se incluía ninguna comparación ni advertencia acerca de que las tarifas previas eran más baratas y de que el cambio a un precio fijo podía suponer una subida final.

La comunicación tampoco mencionaba la posibilidad de rescindir el contrato al recibir el aviso de modificación de sus condiciones, información que resulta legalmente exigible.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia recalca que durante 2018 la oferta a la que Iberdrola pasó a 45.000 clientes fue un 15% más cara.