Soberanía vs ideología globalista

La Comisión Europea amenaza a Hungría y a Polonia: dinero por ideología LGBTI

|

La Comisión Europea ha iniciado acciones legales contra Hungría por las medidas que, según sostuvo la propia Comisión, discriminan a las personas LGBTI, intensificando una batalla ideológica en torno a lo que se debe entender por valores con el primer ministro Viktor Orban; las acciones legales desplegadas desde Bruselas podrían frenar la financiación de la UE para Budapest y supondrían una forma de chantaje ideológico traducido en el axioma: dinero por ideología de género LGTBI.

El ejecutivo de la Unión Europea también abrió el jueves un expediente contra Polonia después de que algunas regiones y municipios de ese país se declararan «zonas libres de ideología LGBT».

Las acciones de infracción son la última salva en un choque de culturas entre Bruselas y algunos de los nuevos miembros de la UE en Europa del Este sobre una serie de cuestiones fundamentales, como el Estado de Derecho y la libertad de prensa.

El chantaje contra Hungría está relacionado con una nueva ley de proyección de la infancia que prohíbe a las escuelas el uso de material que promueva la homosexualidad o los procesos trans.

Víctor Orban ha respondido que se trata de una ley nacional aprobado por el parlamento democrático que representa la soberanía nacional, y que la reacción de Bruelas no deja de ser una intromisión en los derechos de los nacionales húngaros y de la soberanía nacional.

Enfrentado a unas duras elecciones el año que viene, la batalla desatada desde Bruselas no deja de ser un apoyo a la oposición política a Orban, cuya bandera en política social es proteger los valores cristianos tradicionales del liberalismo occidental.

Las acciones de infracción son el inicio de un procedimiento judicial destinado a obligar a los Estados miembros a cumplir la legislación de la UE. Hungría y Polonia tienen dos meses para responder, y si no lo hacen la Comisión puede llevarlos ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Muchos de los críticos de Orban en la UE quieren que la Comisión presione al máximo a Budapest para que elimine la ley, vinculándola al desembolso de miles de millones de euros de los fondos de estímulo de la UE tras la pandemia.

La Comisión no cumplió su propio plazo esta semana para aprobar el plan de recuperación de Hungría y permitir que el dinero empiece a fluir.

El jefe de gabinete de Orban, Gergely Gulyas, dijo el jueves que los debates sobre la nueva ley no deberían tener implicaciones para los fondos de recuperación de Hungría.

El gobierno de Polonia niega tener leyes que discriminen a las personas por su orientación sexual.

El gobernante Partido Ley y Justicia (PiS) dice que la ideología tan que promueve los derechos de los LGTBI son una amenaza para el estilo de vida tradicional en uno de los países más católicos de Europa.