La C. de Madrid, la más solidaria

La corresponsabilidad fiscal es eficiente y equitativa, por Juan Iranzo

|

 Juan E. Iranzo

 Catedratico de Economía Aplicada.

La corresponsabilidad fiscal, es el mecanismo más adecuado para optimizar los recursos públicos. Si se es responsable de los gastos también se debe ser de los ingresos, por lo que la gestión de las mismas es más eficiente y adecuada.

Además siempre que se habla de armonización fiscal, el objetivo es subir los impuestos o igualarlos a los más altos, mientras que la competencia fiscal incentiva la bajada de los mismos. Además unos impuestos más reducidos  favorecen la localización de capital y trabajo, incentivan la inversión y el consumo; y por tanto  impulsan el crecimiento, el empleo y la recaudación. Este es el caso concreto de La Comunidad de Madrid, que con unos menores tipos fiscales crece más y recauda también más que las que tienen unos tipos más elevados; en general la CAM, ofrece un entorno favorable para la empresa privada y la producción. Lo que ha provocado crecimientos superiores a los de otras Comunidades durante los últimos años.

El PIB de Madrid en 2019, alcanzó los 239.878 millones de euros, lo que representó el 19,8% del total nacional, y permitió que por vez primera superase en términos absolutos al de Cataluña, como Comunidad Autónoma que más valor añadido aporta a España; a pesar de tener 900.000 residentes menos.

En concreto el 1 de enero de 2020, en Cataluña residían 7,56 millones de personas y en La Comunidad de Madrid 6,69 millones .Esta diferencia de población provoca que el PIB per cápita de Madrid sea un 15% superior al de Cataluña; 35.876 euros en La CAM y en Cataluña de 31.110 euros.

Pero además Madrid es La Comunidad más solidaria con el resto de España.

Si comparamos lo que se produce per cápita Madrid, con La Renta Disponible de los Madrileños, que es de 29.132 euros, se pone claramente de manifiesto que se transfieren 6.744 euros por persona y año al resto de España; en el caso de Cataluña la cifra se reduce a 5.566 euros/persona año.

Además ante cualquier escenario, siempre hay que tener presente que solo tributan las personas físicas y jurídicas y nunca los territorios. 

La propuesta de armonizar los impuestos de La CAM con los de Cataluña, no beneficia en absoluto al crecimiento Catalán y sin embargo significaría un menor crecimiento de La CAM, menor solidaridad con el resto de España, y generaría un efecto negativo sobre el PIB Español, cuando menos del -0,5%.

Desde el punto de vista fiscal sería un grave error  máxime, si se obliga a que el impuesto de Patrimonio en Madrid no quede exento totalmente. Este tributo fue creado por el entonces Vicepresidente Económico del Gobierno, Enrique Fuentes Quintana, en 1977, como un impuesto de control, para favorecer el cumplimiento de las esenciales, en una epoca que no estaba muy desarrollada la informática. Es por tato un impuesto obsoleto, que además grava por segunda vez la misma renta y que puede ser anticonstitucional por ser confiscatorio. Con los tipos de interés actuales, es prácticamente imposible, para patrimonios superiores a 10 millones de euros, obtener una rentabilidad del 3,5% anual, para pagar el tributo; lo normal es tener que vender patrimonio para pagarlo.

Es cierto que el Gobierno pasado del PP, tendría que haberlo suprimido definitivamente, pero en cualquier caso es absolutamente inadecuado obligar a eliminar sus exenciones.

De cualquier modo esta posible reforma requeriría de una modificación del Sistema de Financiación Autonómica. En definitiva la propuesta de armonización fiscal, no tiene el más mínimo sentido económico, puesto que  la competencia fiscal es un modelo mucho más eficiente y equitativo; demostrado, tanto teórica como empíricamente, en la Comunidad de Madrid

Sin embargo, desde el punto de vista de la racionalidad económica, no es fácil justificar la situación fiscal excepcional, del País Vasco y Navarra; por meras razones históricas recaudan todos los impuestos y pagan a La Administración Central, por los Servicios que le prestan. Esta situación sí que es claramente  injusta e insolidaria con el resto de España.