La mujer de Sánchez anima a su nueva patronal a pedir los fondos que reparte su marido

|
Begoña Gómez participó este viernes en el acto de presentación de la nueva patronal de pymes y autónomos Conpymes, en el que pronunció un discurso sobre «El impacto social como oportunidad» en calidad de directora de la cátedra extraordinaria para la transformación social competitiva de la Universidad Complutense de Madrid.
El amadrinamiento del nuevo lobby empresarial por la esposa del presidente no fue bien recibido por el mundo económico, agrupado en su totalidad en torno a la CEOE.
En su intervención, la esposa de Sánchez, para pasmo de todos los presentes, se atrevió a animar a las empresas del nuevo lobby a pedir al Gobierno parte de las ayudas comunitarias para la digitalizacion y modernización de las empresas españolas.
La intervención ha sido interpretada por el mundo político y económico  como un claro posicionamiento de la primera dama en favor de la nueva asociación, de la que la mujer del presidente del gobierno pasaría a ser la primera lobista.
El Partido Popular (PP) ha denunciado este sábado el apoyo de Begoña Gómez, la esposa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la nueva patronal que se presentó ayer y que pida fondos europeos «que se reparten en Moncloa».

En un mensaje en su cuenta de Twitter, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha afirmado: «Nuestra capacidad de asombro sigue viva» por el hecho de que Begoña Gómez pida fondos europeos «que se reparten en Moncloa» y «patrocine» una patronal nueva «que reclama su sitio en la negociación con el Gobierno».

«No tienen mesura», dice Egea, que remata su mensaje con un «pobre país».

También la vicesecretaria de Sectorial del PP, Elvira Rodríguez, se ha pronunciado en la misma red social sobre el asunto y ha dicho que «con Sánchez siempre es posible degradar un poco más las instituciones».

«Su diálogo social consiste en promover una patronal alternativa, lobby de su mujer, cuando pymes y autónomos siguen esperando ayudas. Ya les da todo igual», concluye Rodríguez.