La ola de calor deja 360 muertos

|

El Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad, cifra  en 360 las muertes atribuibles al exceso de temperaturas registradas en la ola de calor que afecta a España.

Solo el martes 12 de julio fallecieron 41 personas por los efectos de la ola de calor, dos días antes de llegar a su pico máximo, superior a los 45 grados en algunas zonas, que se alcanzó este jueves.

El domingo 10, primer día de la ola de calor, murieron 15 personas mientras que el lunes 11 se contabilizaron por esta causa 28 decesos.

Las temperaturas más extremas que se están registrando en numerosos puntos del país desde el pasado domingo van a empezar este viernes a remitir, pero todas las comunidades peninsulares y Baleares continúan en alerta ante los elevados registros que todavía se van a registrar, de hasta 44 grados en algunos lugares.

La ola de calor que atraviesa España es la segunda en lo que va de verano. Las autoridades sanitarias recomiendan medidas de prevención como beber abundante agua o permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados.

Calor extremo «al menos» hasta el lunes

La ola de calor, una de las más extensas e intensasregistradas en España, durará al menos dos días más,  según el aviso especial de la Agencia Estatal de Meteorología que ahora sitúa el fin de este episodio en el lunes, 18 de julio, una jornada más de lo previsto hasta ahora y no es descartable que las temperaturas extremas se extiendan más días.

La AEMET mantiene la extensión afectada a buena parte del interior peninsular, que está marcada por la presencia de un «extenso y potente» anticiclón atlántico con centro próximo a las Islas Británicas que favorece la alta estabilidad en toda España, con una masa de aire que a consecuencia de la alta insolación está aumentando su temperatura.

Aunque se prevé que la DANA tienda a alejarse por el nordeste a partir del lunes 18 lo que dará lugar a un probable descenso térmico, más acusado en la mitad oeste, la Península seguirá bajo la misma masa de aire cálida, que está muy estacionaria y que mantendrá las temperaturas en valores anormalmente altos.