La portavoz del Gobierno no valora el fallo del TC por «respeto a las víctimas»

|

Respeto a las víctimas no es hacer un teatro de homenaje. Respeto a las víctimas no es guardar silencio sobre la legalidad. Respeto a las víctimas es hacer justicia: sobre todo, para aquellas víctimas que fallecieron por la negligencia del gobierno.

Ancianos en residencias, baile de cifras, contratos pantalla de material sanitario. Sí, muchas víctimas lo son también del gobierno de Pedro Sánchez. El mismo que tiene la desvergüenza de no contarlas, pero simular un teatro como suerte de homenaje a los fallecidos.

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha evitado pronunciarse esta mañana sobre el fallo del TC declarando ilegal el confinamiento del primer estado de alarma y de la propuesta del PP de aprobar una ley para contener la pandemia porque ha considerado que hoy es un día de recuerdo de las víctimas.

Tras el homenaje a las víctimas del coronavirus, celebrado en la Plaza de la Armería del Palacio Real, la ministra ha mostrado su agradecimiento y respeto a los sanitarios «que nos sirvieron con su vida», y a los que el Gobierno ha querido reconocer por esos «momentos extremadamente duros», pero a los que sin embargo no propició del material necesario para protegerse del virus.

La ministra no ha querido pronunciarse sobre la resolución «por el día que es y lo que simboliza» este homenaje y porque no quiere que «ningún debate jurídico por importante que sea, y este lo es -ha dicho-, emborrone un acto muy emotivo y en recuerdo a las víctimas».

Rodríguez cree que tenemos la obligación de reconocer estas actuaciones como sociedad y que tenemos que sacar «ese dolor que llevamos dentro», porque la pandemia -ha añadido- «no nos dejó hacer el duelo».

Ha incidido en que el mensaje de hoy del Gobierno es el recuerdo a todas las víctimas que atendieron a los ciudadanos en los hospitales y por eso ha entendido que la mejor tarea que pueden hacer hoy los políticos es hablar de ellas y ponerlos en valor.

«Y sentirnos orgullosos de un país -ha proseguido- que reconoce aquello pero que no dejó caer los brazos. Hoy estamos en un escenario totalmente distinto, hoy tenemos que reconocer, además de este dolor, la importancia del sistema sanitario español, de la ciencia y los avances de la vacunación que nos hacen mirar al futuro con una esperanza distinta».