«La situación es explosiva»: más de 2.100 migrantes llegan en 24 horas a Lampedusa

|

Cientos de inmigrantes llegaron irregularmente a la isla de Lampedusa a lo largo de la madrugada del lunes, lo que aumentó a más de 2.100 personas el número de llegadas en las últimas 24 horas.

La avalancha que vive la isla, el tráfico de seres humanos en manos de mafias internacionales que les transportan y el descontrol de la seguridad en el Mediterráneo, ha generado  honda preocupación en los partidos políticos italianos y el llamamiento de la sociedad italiana a que el Gobierno fortalezca sus políticas migratorias.

La Unión Europea pide solidaridad con Italia para la repartición de los refugiados, mientras que la ONU dice que Europa necesita mecanismos más eficientes para abordar la llegada de inmigrantes.

Italia alerta un desbordamiento de inmigrantes africanos, que han llegado a la isla de Lampedusa en los dos últimos días. El domingo arribaron más de 1.400 personas y en la madrugada de este lunes llegaron más de 630, por lo que en 24 horas fueron recibidas más de 2.100 personas, según la guardia costera italiana.

Se trata del mayor flujo de migrantes que ha recibido en un solo día la isla de 20 kilómetros cuadrados, que está más cerca de África que del resto del territorio italiano.

La radio estatal reportó que las embarcaciones en condiciones precarias atracaron en puerto seguro tras ser escoltadas durante las últimas millas por los guardacostas del país.

Muchos de los migrantes durmieron en el muelle después de que el centro de alojamiento, vacío hasta el domingo, superara con creces su capacidad, apta para albergar a alrededor de 200 personas.

Cientos de migrantes más fueron transferidos a un ferry de pasajeros no utilizado en alta mar para ponerlos en cuarentena hasta que puedan ser sometidos a pruebas de Covid-19. Posteriormente las autoridades enviaron a Lampedusa otro barco comercial de pasajeros para poder alojarlos.

«La situación en Lampedusa es literalmente explosiva (…) Si tenemos otro día como el de ayer, con una sucesión incesante de desembarcos, no se podrá gestionar la seguridad pública y sanitaria», aseguró Domenico Pianese, funcionario de la Policía de la región.

Se aviva el debate político por la recepción de migrantes

Mientras crece el número de llegadas de inmigrantes en situación irregular, en el espectro político italiano también reviven las voces para fortalecer sus políticas migratorias.

El alcalde de la isla, Salvatore Martello, exigió medidas urgentes al Gobierno nacional para que aborde esta avalancha. La isla está en una situación dramática de capacidad de acogida.

Matteo Salvini, cuyo partido La Liga es parte de la amplia coalición del primer ministro Mario Draghi, mantiene su presión. Sin embargo, en este momento se enfrenta a un proceso judicial por bloquear el desembarco de un grupo de migrantes en 2019.

Giorgia Meloni insistió en que Italia establezca de inmediato un bloqueo naval para impedir que los traficantes con sede en Libia envíen más embarcaciones, pues los traficantes de personas, principalmente con base en Libia, aunque también en Túnez, aprovechan frecuentemente la calma del mar para lanzar barcos no aptos para navegar hacia las costas europeas.

Por su parte, políticos de la izquierda italiana presionan por una gestión eficaz de las llegadas de migrantes. El líder del Partido Demócrata y exprimer ministro, Enrico Letta, dijo que no hay más remedio que convertir la misión militar europea, actualmente encargada de imponer un bloqueo de armas contra Libia asolada por el conflicto, en una que pueda gestionar las operaciones de rescate.

Letta instó al Gobierno a presionar a la Unión Europea para que cumpla sus promesas sobre la repartición de los rescatados entre otras naciones del bloque.

El flujo de migrantes aumenta en momentos en que Italia acaba de lanzar una campaña nacional para acelerar la inmunización de los residentes de pequeñas islas, como Lampedusa, que viven del turismo.

Según cifras del Ministerio del Interior, para el 10 de mayo de 2019 alrededor de 1.000 personas habían llegado al país por vía marítima, en la misma fecha de 2020 la cifra llegó a 4.184 y en lo que ha corrido de 2021 el número ascendió a cerca de 13.000.

La UE pide solidaridad con Italia y la ONU exige mecanismos eficaces para gestionar la migración

Las discusiones trascienden la política interna italiana, que señala debe ser abordada como un asunto de toda la Unión Europea (UE) pese a que por condiciones geográficas su país recibe la mayor parte de las precarias embarcaciones.

En medio de las críticas de algunos políticos italianos a Bruselas, a la que acusan de incumplir sus promesas sobre la distribución equitativa de los migrantes, este lunes la comisionada de Asuntos de Interior de la UE pidió respaldar a Roma.

«Cuando vemos una gran cantidad de personas que llegan en muy poco tiempo, hay una necesidad de solidaridad con Italia. Pido a otros Estados miembros que apoyen la reubicación (…) Sé que es más difícil en la época de la pandemia, pero creo que es posible de manejar y ahora es el momento”, dijo Ylva Johansson en rueda de prensa.

Entretanto la ONU reprochó lo que considera falta de mecanismos eficientes para abordar la situación, al indicar que Europa podría gestionar fácilmente las llegadas a sus costas si tuviera sistemas estatales más predecibles para lidiar con tales asuntos, resaltó Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Asimismo, pidió detener los rechazos de las embarcaciones de migrantes en las fronteras del bloque comunitario y, sin embargo, dirigir un mecanismo justo de retorno a sus países de origen de aquellos que no son reconocidos como refugiados.