Ya no cuela

La utopía de Greta. Por Carlos Esteban

|

En agosto de 2018, la web del Foro Económico Mundial, también conocido como Foro de Davos, sacaba pecho con la siguiente noticia: “Primer Ministro de Sri Lanka: Así es como haré rico mi país para 2025”.

No la busquen: han retirado la noticia de la web. Más que nada, porque el antiguo Ceilán, un país del Tercer Mundo al que para entonces no le iba mal, en comparación con los países de su entorno, se ha levantado contra el gobierno, contra todos sus políticos, y ha hecho huir a ese optimista primer ministro y a su hermano, el presidente de la República Socialista de Sri Lanka. La isla se ha quedado sin combustible y casi sin comida. Todo un éxito.

¿Qué pasó ese año, qué empezaba ese año, para que el primer ministro se mostrara tan triunfalista? Que se puso a las órdenes, por así decir, del FEM y su agenda verde, decidido a convertir el país en el primero en tener una agricultura 100% orgánica.

El destino de la isla es un mensaje del futuro para el mundo, una humilde ventana desde la que podemos ver la utopía de Greta que nos preparan a todo el planeta.