Ya no cuela

Lágrimas conservadoras, por Carlos Esteban

|

 

Es cosa de ver a la derechita, siempre ansiosa de que la izquierda en el poder le pase la mano por el lomo y de denunciar a voces todo lo que quede a su derecha, con ese entusiasmo por la delación que parece inscrito a fuego en su código genético, lloriqueando ahora porque en el reparto de los fondos europeos la dejan fuera.

Leo en ABC: “La Moncloa veta a ABC y otros medios críticos en un ‘briefing’ sobre el reparto de los fondos europeos”.

¿Críticos? Oh, sí, habéis sido malísimos, casi hasta el extremo de la crueldad. Nada que ver con la comprensión, la fraternidad y el acercamiento que habéis propiciado con esa derecha que, encarnada en Vox o yendo por libre, tacháis de fascista y toda la panoplia de neologismos terminados en -fobos, y a los que imponéis alegremente cuantos ‘cordones sanitarios’ os sugiera el poder.

¿Los socialistas os han vuelto a tangar? Oh, qué sorpresa. Pero no vengáis por aquí esperando lágrimas.