Elecciones Catalanas

Las cárceles catalanas proponen de nuevo el tercer grado para los condenados del 1-O

|

Las cárceles catalanas de Lledoners, Wad Ras y Puig de les Basses han vuelto a proponer el tercer grado para los nueve líderes independentistas que cumplen condena por el 1-O, apenas un mes después de que el Tribunal Supremo se lo revocara.

En rueda de prensa, el secretario de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima, Amand Calderó, ha informado de la decisión de las juntas de tratamiento de las cárceles, que esta vez no ha sido unánime, a diferencia del pasado mes de julio, cuando por primera vez propusieron el tercer grado para los presos del procés que el Supremo después denegó.

El tercer grado propuesto por las juntas, que obliga solo a acudir a la prisión a dormir de lunes a jueves, no será efectivo hasta que lo ratifique el Departamento de Justicia, que dispone de un plazo máximo de dos meses para hacerlo, un calendario que Calderó ha insistido, sin demasiada credibilidad, en desvincular de la agenda electoral.

Una vez entre en vigor, la Fiscalía tendrá oportunidad de recurrir la clasificación penitenciaria de los presos del procés, primero ante los juzgados de vigilancia penitenciaria y, en última instancia, ante el Tribunal Supremo, así como pedir su suspensión mientras no haya una decisión judicial firme.

Ya lo hizo con el tercer grado que el pasado mes de julio las cárceles propusieron por unanimidad para los nueve presos, una decisión que fue avalada por los juzgados de vigilancia, pero que el pasado mes de diciembre tumbó el Tribunal Supremo, en un auto que también acordaba revocar la flexibilización penitenciaria mediante el artículo 100.2 que se concedió a los líderes independentistas al poco de empezar a cumplir condena.

El Supremo revocó el pasado 4 de diciembre el tercer grado que la Generalitat había concedido en julio a los presos del procés, un régimen del que ya solo gozaban Forcadell y Bassa, puesto que los jueces de vigilancia de quienes dependen su prisiones descartaron suspenderlo hasta que la decisión no fuera firme.

Por el contrario, el juzgado de vigilancia que tiene encomendado el control de la cárcel de Lledoners sí estimó la petición de la Fiscalía y accedió a suspender a finales de julio el tercer grado de Junqueras, Romeva, Rull, Turull, Forn y los Jordis, a la espera de que el Supremo se pronunciara.