Las escandalosas predicciones de la nevada que el gobierno ignoró

Madrid cubierto por la nieve.
|

Una semana antes de que Filomena se convirtiera en la borrasca invernal perfecta, los modelos de predicción, que apuntaban que «algo raro, anormal y adverso» se iba a producir, fueron tan «precisos» como «escandalosos».

La predicción meteorológica días atrás de esta primera gran nevada del año y de la posterior ola de frío ha sido «muy buena», ha explicado a EFE, Francisco Martín, meteorólogo de Meteored, quien detalla que los predictores utilizaron modelos numéricos del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio, uno de los mejores y más fiables del mundo.

Martín ha explicado que los meteorólogos supieron reflejar con total exactitud la predicciones que arrojaba el modelo europeo, mediante cálculos que permiten predecir el tiempo en superficie y conocer la llegada de fenómenos atmosféricos potencialmente adversos con una antelación de 7 días e incluso a veces hasta con 15 días.

El experto, ex-meteorólogo de la Aemet, ha detallado que cuando analizó lo que el modelo arrojaba para los días 8-11 de enero se quedó en «shock», porque una situación de esta envergadura y excepcionalidad meteorológica no se vive todos los días: «me dí cuenta de que esto iba en serio».

En el caso concreto de Filomena, siete días antes los modelos ya se «afianzaban y además confirmaban» las importantes acumulaciones previstas con datos de importantes nevadas en la zona centro y este peninsular, que arrojaban unas acumulaciones por encima de los 20 centímetros y que incluso llegaron en algunos sitios hasta los 60 centímetros.

Para Martín, las «predicciones no fallaron» y los meteorólogos dieron los avisos oportunos tanto a protección Civil como internos, a la vez que desde la Aemet se lanzaron avisos especiales al público en general, ante una nevada que se preveía de gran impacto.

Sin embargo, la imprevisión del gobierno, que ni siquiera fue capaz de comprar cadenas para las patrullas policiales, ha vuelto a quedar patente. Los mercados sufrieron desabastecimiento, más de 600 carreteras se vieron afectadas, los hospitales quedaron aislados y muchos enfermos graves tuvieron que recurrir a los grupos de voluntarios con sus 4×4 para poder acudir a las urgencias médicas.