Boicot de la dictadura cubana

Las manifestaciones opositoras en Cuba se adelantan al 15 de noviembre ante el boicot oficial

|

La dictadura de Cuba ha intentado abortar las manifestaciones convocadas por la oposición para el próximo 20 de noviembre. ¿Como ha intentado hacerlo?  Anunciando para el mismo día un ejercicio militar y la celebración del Día de las Fuerzas Armadas.

El grupo opositor cubano Archipiélago ha respondido, sin embargo, adelantando la marcha cívica para el 15 de noviembre, día en que la isla reabre al turismo internacional y cinco jornadas antes de la programada previamente, para no coincidir con el «Día Nacional de la Defensa» decretado el jueves por el gobierno.

«No queremos enfrentamientos entre cubanos», dijo el dramaturgo Yunior García, líder de Archipielago y organizador de la manifestación.

En una conferencia de prensa por Telegram en la que García tuvo que reconectarse varias veces debido a que, según dijo, le fue cortado el internet en su teléfono, llamó a marchar con toda «la moral de ser patriotas (y) de no recibir ni un solo centavo, aunque nos llamen mercenarios».

«Decidimos adelantar la marcha para el día 15» de noviembre y «la notificación» correspondiente «ya fue entregada en la Asamblea Nacional (Parlamento)», declaró Reiner Díaz, otro integrante de Archipiélago.

El jueves por la noche, el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias anunció en una nota informativa la decisión de realizar ejercicios militares el 18 y 19 de noviembre y celebrar el «Día Nacional de la Defensa» el día 20, coincidiendo con la fecha previa de la marcha.

García fustigó la respuesta «militar» del gobierno a la convocatoria de la marcha cívica «contra la violencia» y en favor del «cambio». «Nosotros hicimos un llamado pacífico y ellos han dado una respuesta militar», subrayó.

El gobierno dictatorial dela Cuba comunista suele calificar a los opositores de «mercenarios» de Estados Unidos.

Con dos meses de antelación, el 20 de septiembre, el grupo y otras organizaciones presentaron una solicitud al gobierno de La Habana para realizar una «marcha pacífica», de unas 5.000 personas, «contra la violencia».

García pidió a los manifestantes llevar ropa y banderas de color blanco, lo que «no es señal de derrota» sino «de paz», dijo.

En siete provincias se han hecho solicitudes similares para marchar, pero en ningún caso han recibido respuesta, según los organizadores en su cuenta de Twitter, donde promueven la mvilización con la etiqueta #20NCuba.

Los convocantes invocan el artículo 56 de la nueva Constitución, aprobada en 2019, que reconoce el derecho a reunión, manifestación y asociación con fines lícitos y pacíficos.

El antecedente de la marcha está en las inéditas protestas del pasado 11 y 12 de julio en medio centenar de ciudades cubanas, que dejaron un muerto, decenas de heridos y centenares de detenidos.