Lasso toma posesión en Ecuador «para romper el ciclo de la historia y la era de los caudillos»

|

Con la asistencia de rey Felipe VI y de los mandatarios más significativos de Hispanoamérica, el nuevo presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, tomó posesión ayer de su cargo y pronunció un discurso de esperanza, ayuda social, libertad política y cambio de ciclo político para su país.

«Alguien debe tener la valentía de asumir el riesgo y romper el ciclo de la historia. Y eso sólo lo puede hacer este gobierno. Se acabó la persecución: no he venido a saciar el odio de pocos, sino el hambre de muchos».

El político conservador ecuatoriano, Guillermo Lasso,  asumió este lunes la presidencia del país con el programa de cambiar su ciclo de represión, pobreza y autoritarismo. Con referencias constantes hacia la sociedad que sufre, se declaró dispuesto a poner punto y final a «la era de los caudillos» para «recuperar el alma democrática», en referencia a los gobiernos del populista bolivariano Rafael Correa. 

«Un iluminado que piensa por todos, que tiene todas las preguntas y todas las respuestas», continuó Lasso, y que deja pobreza, desgobierno y tiranía.

Durante su discurso hubo múltiples referencias de claro tinte social, como cuando destacó que «los culpables engordan sus bolsillos, mientras los más inocentes ni siquiera pueden llenar sus estómagos».

Ecuador ha sufrido una de las subidas más altas en los índices de pobreza extrema, hasta casi el 13% de la población.

«Queremos un país más justo con las mujeres, más responsable con la naturaleza, más equitativo con los necesitados, que todos los políticos se acostumbren a que la política es esto, contribuir al colectivo».

Lasso, profundamente religioso, comenzó el día asistiendo a la iglesia y juró su cargo Biblia en mano. Pero el cambio que lidera tampoco se lastrará con su ideología: Lasso ratificó que encabezará un estado laico, lo que no implica que «se niegue nuestro lado espiritual».