Rostros pálidos

Líderes de BLM usan donaciones para comprarse mansiones en barrios alto standing de California

|

Las líderes de Black Lives Matter usaron 6 millones de dólares de donaciones para comprarse una mansión en California

Todo indica que los agitadores líderes de la izquierda radical terminan siempre utilizando la política y los movimientos sociales para comprarse un casoplón.

El caso de Iglesias y Montero, que salieron huyendo de Vallecas para comprarse una mansión en la lujosa urbanización altoburguesa de La Navata, frente a Cuelgamuros, no es un caso único. Ahora, las lideresas afroamericanas del movimiento violento y racial-marxista BLM, han demostrado que todavía se puede ir más lejos que los Iglesias y comprar las mansiones no con una privilegiada hipoteca de amiguetes sino en puritito cash y con cargo a las donaciones recibidas de los sufridos y entusiastas seguidores políticos sin que pase absolutamente nada. Es lo que tiene ser un oprimido.

El caso es que, según el New York Magazine, las máximas fundadoras de movimiento «libertador» BLM, Patrice Cullors, Alicia Garza y Melina Abdullah destinaron 6 de los 66 millones de dólares que recibieron en donaciones en 2020, para comprarse una mansión a todo lujo en la zona más pija de California, un barrio de millonarios anglosajones y celerbities blancos.

Las tres líderes de la organización supremacista negra Black Lives Matters (BLM), utilizaron 6 millones de dólares donados al grupo activista para comprar una mansión de 700 metros cuadrados en el sur de California.

La compra fue efectuada en 2020, en plena pandemia, pero la noticia fue desvelada hace semanas por el New York Magazine.

Las fundadoras de BLM, Patrisse Cullors y Alicia Garza, junto a la fundadora de la facción de California, Melina Abdullah, intentaron mantener en secreto la compra todo lo que pudieron, pero finalmente por cuestiones impositivas no tuvieron más opción que declararla y elevarla a documento público.

Según las líderes de la agrupación, la mansión fue adquirida con fondos de BLM porque iba a ser usada para hacer videos de la organización para subir al canal de YouTube. De hecho, llegaron a filmar y subir algunos de estos videos, donde se las ve cenando opíparamente, con elegantes cubertería, cristalería y mantelería, mientras comen lujosos platos y beben champán al tiempo que hablan de lo oprimidas que están.

Sin embargo, “por la pandemia“, decidieron frenar la producción de estos videos y desde entonces se limitan a vivir la dolce vita en la lujosa propiedad, mientras los esforzados donantes afroamericanos van, todo lo más, al Burger en busca de la penúltima oferta de comida basura.

Three BLM leaders dine at the mansion.
Imagen de uno de los videos filmados en la mansión

Este tipo de malversaciones dinerarias no son una novedad en BLM. El grupo supremacista negro, marxista y radical, que está constituido oficialmente como una fundación, se enfrenta una investigación federal por el presunto desvío y mal uso de los fondos donados.

A su vez, la misma Patrisse Cullors debió renunciar en mayo del año pasado a raíz de las revelaciones de que había gastado millones de dólares de donaciones en un montón de lujosas mansiones en todo el país, pero ninguna tan ostentosa como esta. Renunció, sí, pero se quedó a vivir en una de ellas.

La propiedad fue comprada en octubre del 2020, con dinero en efectivo, por un hombre llamado Dyane Pascall dos semanas después de que BLM recibiera 66 millones de dólares en donaciones tras una colecta que realizó la organización.

Tras una pequeña investigación periodística, se supo rápidamente que Pascall es el gerente financiero de Janaya y Patrisse Consulting, una consultora fundada por la propia Cullors y su cónyuge, Janaya Khan, y es identificado como el testaferro de las líderes de BLM.

Tres días después de la compra, la mansión fue transferida a la Black Lives Matter Global Network Foundation (BLMGNF), y hasta la fecha no ha pagado impuestos ya que, según alegan la oprimidas lideresas del marxismo racial, se trata de una organización sin fines de lucro y está exenta de impuestos.

La propiedad fue alguna vez el hogar de estrellas de California como Humphrey Bogart y Marilyn Monroe, y cuenta con un estudio de grabación de primera calidad, por lo que la mansión es apodada “Studio City”.

Cuenta con más de media docena de dormitorios y baños, varias chimeneas, un estudio de sonido, una piscina, un bungalow y un estacionamiento para más de 20 automóviles.