Presión del lobby

Los colectivos LGTB vuelven a la carga: ven viable la ‘ley trans’ antes del Orgullo

Bandera trans
|

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (Felgtb), la Fundación Triángulo y Chrysallis (Asociación de Familias de Menores Trans) ven voluntad en Moncloa para consensuar una ley trans que incluya la libre autodeterminación del género antes de la celebración del Orgullo.

«Creemos que puede ser posible, que es posible, y que tendremos una ley antes del Orgullo. Nos queda seguir avanzando», ha explicado la presidente de Felgtb, Uge Sangil, en una rueda de prensa que se ha celebrado después de que los colectivos se reunieran en Moncloa con miembros de la vicepresidencia primera y del Ministerio de Justicia.

Si bien en la reunión no se ha cerrado ningún acuerdo, los colectivos han percibido «voluntad» de estudiar la viabilidad de incluir la autodeterminación del género en la legislación. Por el momento, hay consenso en cuanto a no exigir requisitos de cualquier tipo de documentación para solicitar el cambio de sexo y nombre en el Registro Civil, pero la parte socialista del Gobierno aún no ha dado el visto bueno a que no tengan que participar terceras personas (testigos) en ese trámite administrativo. Esto frenaría la locura de la autodeterminación, al menos por el momento.

Los colectivos han incidido en que la libre autodeterminación del género, hasta ahora el principal escollo de la negociación entre Igualdad y Vicepresidencia Primera, es un aspecto irrenunciable y rechazan que un testigo tenga que corroborar la identidad de una persona trans, como propone Moncloa en su última propuesta.

«Cualquier ley que aborde nuestra realidad debe reconocer la libre determinación del género, sin tutelas ni trabas», ha aseverado Sangil, quien ha precisado que el equipo de Moncloa se ha comprometido a «ver la viabilidad de este tema».

Desde los colectivos explican que al igual que una persona que se quiera divorciar no tiene que aportar argumentos ni testigos para hacerlo, una persona trans no tiene que depender de un tercero que ratifique su identidad, que es una cuestión íntima y subjetiva imposible de conocer por otros. Y aquí es donde radica el problema, ya que subrayan lo subjetivo de la ley y de la identidad de género. ¿Cómo se regula algo que es subjetivo y que puede cambiar en cualquier momento? Es algo que parece que no se hayan planteado o, sencillamente, que no les importa.

Las tres asociaciones han solicitado una reunión conjunta y urgente a Vicepresidencia, Igualdad y Justicia para acercar las posturas y consensuar el texto legal. La pregunta obligada es la siguiente: ¿Dónde están las demás partes de la sociedad a la hora de consensuar este tipo de legislación? ¿Desde cuándo el Gobierno legisla a favor de unos colectivos sin contar con la opinión de expertos, en este caso psicólogos y médicos de distintas sensibilidades?

Además, han planteado una nueva propuesta legal para desbloquear la legislación, que incluye dos grandes novedades en relación con lo que planteaba el borrador de Igualdad: que el procedimiento administrativo para el cambio registral del nombre y del sexo se haga en un plazo de tres meses -«para garantizar la seguridad jurídica- y que los menores de 12 años puedan cambiar su nombre, pero no su sexo, en el Registro Civil.

La presidente de Chrysallis, Ana Valenzuela, ha contado que tanto Igualdad como Justicia han expresado en distintas reuniones que ven viable la propuesta de los colectivos. «Entendemos que a va a ser consensuada y que al final vamos a poder llegar a un buen entendimiento para que todas las partes puedan sentirse cómodas con esta propuesta y se reconozcan los derechos de las personas trans lejos de tuteas y presunciones de fraude», ha añadido Valenzuela.

Por su partes, la presidente de Cogam, Carmen García de Merlo, ha leído en la rueda de prensa un mensaje en nombre de la activista y exdiputada socialista Carla Antonelli, quien ha criticado que no se puede entender el cambio de postura del PSOE en cuanto a la autodeterminación del género y ha mostrado su convencimiento de que el partido garantizará los derechos trans.