Tensión Rusia-OTAN por Ucrania

Macron fracasa ante Putin, que no asume compromiso alguno

|

 

Moscú niega que Putin se comprometiera con Macron a suspender las maniobras militares junto a Ucrania 

Un día después de reunirse de manera glacial con Vladimir Putin en el Kremlin, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, viajó a Kiev donde el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, le recibió con todos los parabienes diplomáticos y protocolarios. Allí Macron se ufanó de estar trabajando en diversas «soluciones» para la crisis. Desde Moscú, sin embargo, se han desmentido  las informaciones que iba facilitando el presidente francés.

Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, ha desmentido un anuncio, realizado horas por el Elíseo, asegurando que Putin se había comprometido ante Macron a suspender las maniobras militares así como a retirar las tropas desplegadas en la frontera con Ucrania.

«En la actual situación, Francia y Rusia no pueden llegar a un acuerdo; Francia es un miembro de la OTAN y la UE, no lidera la OTAN», ha dicho, con diplomático desprecio hacia el presidente francés.

Rusia retirará, eso sí, sus tropas desplegadas en Bielorrusia una vez acaben, a mediados de febrero, unas importantes maniobras militares, cuestión esta a la que ya se había comprometido antes de la visita del francés. Por otro lado, Rusia, según el Elíseo, se comprometería a no realizaría ningún movimiento militar que pudiera implicar una escalada, aunque Moscú ha tachado también de incorrecta la información.

En donde sí que se experimentaron algunos avances fue en la reactivación del proceso de paz para el conflicto del Donbás. Durante la rueda de prensa conjunta con Macron, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha anunciado la inminente celebración de un encuentro a nivel de expertos del denominado Cuarteto de Normandía, integrado por Rusia, Ucrania, Alemania y Francia, en teoría preparatorio para una posterior cumbre de los líderes de estos cuatro países que gestionan la aplicación de los Acuerdos de Minsk.

Según la interpretación rusa de dichos acuerdos, el Gobierno ucraniano está obligado a negociar directamente con los rebeldes prorrusos al frente de las autodenominadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk. Kiev rechaza de plano dicha posibilidad y afirma que  los líderes separatistas están financiados por el Kremlin, de manera que reconocer su interlocución es permitir la intromisión rusa en los asuntos internos de Ucrania.

Putin ha empleó, en tono desafiante, durante la rueda de prensa con Macron, una popular frase rusa interpretada ahora como la metáfora de una violación: «Te guste o no, mi guapa, aguántate«.

Zelenski le ha respondido: Ucrania, sí es guapa pero no es tuya.