Elecciones presidenciales Francia

Macron gana las elecciones y se jugará la segunda vuelta con Le Pen

|

Con el 85% escrutado, el presidente saliente E. Macron consigue el 27,6% de los votos y M. Le Pen el 23% del respaldo popular

Emmanuel Macron y  Marine Le Pen se jugarán la Presidencia de Francia en la segunda vuelta, como ya sucedió hace cinco años, tras lograr los dos primeros lugares en la primera vuelta de las elecciones de este domingo, en espera de la publicación de los datos oficiales de abstención, que se situa entre el 24 y el 26%, y cuando se lleva el 85% de los votos escrutados.

Así, Macron, presidente saliente, obtiene el 27,6 de los votos, mientras que Le Pen se sitúa con 23,3.

El ultra izquierdista Jean-Luc Mélenchon consigue el 22,2% de los votos.

Éric Zemmour es cuarto de esta primera vuelta con un 7,2% de los votos.

La candidata de la derecha clásica, Valérie Pécresse, firmó el peor resultado de la historia de su partido con el 4,8% de los votos. Algo similar ocurre al ecologista Yannick Jadot, que logra el 4,7% de los votos en las primeras estimaciones.

El ruralista Jean Lassalle tiene el 3,1% de los sufragios y el 2,3 el comunista Fabien Roussel, mientras que la socialista Anne Hidalgo, alcaldesa de París llega solo al 1,7%, según las proyecciones, al igual que el soberanista Nicolas Dupont-Aignan. Los dos candidatos trostkistas, Philippe Poutou y Nathalie Arthaud, se quedarían por debajo del 1%.

Así, Emmanuel Macron y Marine Le Pen repetirán en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas su duelo de 2017, después de que la primera ronda de este domingo dejara al presidente saliente con un margen de ventaja algo mayor al previsto por las encuestas.

El anuncio de los resultados coincidió con llamamientos de la mayoría de los candidatos derrotados para establecer un nuevo «cordón sanitario» y evitar que la Le Pen alcance la jefatura del Estado en la segunda vuelta del 24 de abril.

Tras conocer los resultados, ambos se apresuraron a pedir el apoyo de quienes no les han votado, ante la perspectiva de una segunda ronda que los sondeos anticipan que será mucho más reñida que la de 2017.

Macrón «tendió la mano» a todos y se mostró dispuesto a «inventar algo nuevo para unir convicciones y sensibilidades diversas» de cara a la segunda vuelta, según dijo en su intervención entre el ruidoso entusiasmo de sus seguidores. Insistió en que su proyecto es «el único» que puede responder a los retos que afronta el país, como la defensa del poder adquisitivo de los ciudadanos o la lucha contra el cambio climático.

En cambio, una exultante Le Pen aseguró que el presidente y ella representan «dos visiones diferentes de la sociedad» por lo que hizo un llamamiento a la unidad en torno a sí misma: «Todos los que no han votado a Macron están invitados a sumarse a esta unificación».

Detrás de los dos vencedores de la primera vuelta quedó el veterano líder izquierdista Jean-Luc Mélenchon, que vio frustrado lograr el voto útil de todas las candidaturas de izquierda y ecologistas para intentar llegar a la segunda ronda.

Pero los principales derrotados fueron los dos grandes partidos tradicionales de la Quinta República, el conservador LR y el socialista PS, que cosecharon los peores resultados de su historia, sobre todo el partido socialista que se quedó en un 1,7%.