La prensa española silencia la noticia

Macron lanza un ultimátum a los líderes musulmanes de Francia

|

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha exigido a los líderes musulmanes que acepten el marco civilizatorio occidental a través de una «carta de valores republicanos» como parte de la estrategia de una ofensiva en toda regla contra el islamismo radical.

Macron ha respondido así a una demanda social cada vez más creciente en Francia en el sentido de detener el proceso de «separatismo islamista» que el multiculturalismo y la inmigración irregular  han incubado en la república gala, con auténticos ghetos culturales y focos de islamización que sirven de caldo de cultivo al yihadismo.

En este sentido, Emmanuel Macron ha señalado que hay que luchar contra la radicalización del Islam para evitar que se forme una «contrasociedad» dentro de Francia que amenace los derechos y las libertades. La intolerancia islamista constituye una auténtica amenaza para las sociedades democráticas.

Este miércoles, Macron dio al Consejo Francés de la Fe Musulmana (CFCM) un ultimátum de 15 días para aceptar la carta.

A última hora del miércoles, el presidente y su ministro del Interior, Gérald Darmanin, se reunieron con ocho líderes de la CFCM en el palacio del Elíseo.

Además de comunicarles el contenido de la carta, se acordó con ellos la formación del Consejo Nacional de Imames, que será el encargado de emitir a los imames una acreditación oficial sin la cual no podrán realizar a actividades. Este reconocimiento podría ser retirado en caso de que incumplan la legislación constitucional y los valores republicanos.

La medida llega después de tres ataques islamistas en poco más de un mes. Uno de los más graves fue la decapitación el mes pasado de un maestro que había mostrado a sus alumnos caricaturas del profeta Mahoma durante un debate sobre la libertad de expresión.

En líneas generales, la carta declarará que el Islam es una religión y no un movimiento político, al tiempo que también prohíbe la «interferencia extranjera» en grupos o asociaciones musulmanes.

«Hay dos principios que van a quedar muy claros [en la carta]: el rechazo del Islam político y cualquier interferencia extranjera», dijo una fuente al periódico Le Parisien después de la reunión.

El presidente Macron también ha anunciado nuevas medidas para abordar lo que llamó el «separatismo islamista» en Francia, que tiene registrados a 6 millones de musulmanes.

Las medidas se enmarcan en un proyecto de ley de amplio alcance que busca prevenir la radicalización y que incluye medidas como: 1) Restricciones a la educación en el hogar y castigos más severos para quienes intimiden a los funcionarios públicos por motivos religiosos. 2) Se quiere dar a los niños un número de identificación para garantizar que asistan a la escuela. Los padres que violen la ley podrían enfrentar hasta seis meses de cárcel y elevadas multas. 3) Prohibición de compartir la información personal de alguien de una manera que permita su localización por personas que quieran dañarla.

Samuel Paty, el maestro que asesinado enfrente de su escuela el mes pasado, fue blanco de una campaña de odio a través de internet antes del crimen el 16 de octubre.

El periódico Le Monde ha publicado correos electrónicos que se envió Paty con sus colegas en los días posteriores a que mostrara las caricaturas en clase.

«Es realmente angustiante y particularmente preocupante porque proviene de una familia cuyo hijo no estaba en mi clase y no es alguien que conozco», escribió Paty. «Se está convirtiendo en un rumor malicioso». «No daré más clases sobre este tema; elegiré otra libertad como asignatura».

«Debemos salvar a nuestros niños de las garras de los islamistas», dijo Darmanin al periódico Le Figaro el miércoles.

A principios de este año, el presidente Macron describió al Islam como una religión «en crisis» y defendió el derecho de las revistas a publicar caricaturas que representan al profeta Mahoma.

Tras estos comentarios, el líder francés desató la ira en varios países de mayoría musulmana.

Francia tiene la población musulmana más grande de Europa occidental.