Crisis de Argelia provocada por Sánchez

Margallo sobre la crisis de Argelia: «Es el mayor desastre diplomático de España desde 1975»

|

Cree que las relaciones comenzaron mal al no hacer la primera visita a Rabat y el país reaccionó posponiendo la reunión de alto nivel de los dos gobiernos y aumentando la inmigración.

Argelia, a su vez,  comenzó a sospechar dada la frivolidad de nuestra política y suspendió el funcionamiento de los gasoductos que tenemos y pasa por Marruecos.

Luego vino la invitación a España de la entrada en España del líder del Frente Polisario Brahim Ghali. «El incidente de Ceuta era un aviso colosal por parte de Marruecos», señala.

«La declaración respecto al Sáhara fue propia de un autócrata»

«El Gobierno no nos explica qué es lo que consiguió en este cambio en el Sáhara ya que la situación de Ceuta y Melilla no solo no está asegurada sino que está peor que antes. Hay un contrato de cantidades de suministro, vigente hasta 2032 y hay otro contrato que es el de precios que lo está negociado ahora una empresa cuyo único accionista es el estado argelino», explica Margallo.

Expone además que aunque no cortasen el suministro el precio podría subir por las nubes en un momento en el que el gas es la asignatura que se está discutiendo en toda Europa.

Califica la relación actual con el Magreb como un despropósito anunciado y muy difícil de explicar. Recuerda García Margallo que cuando él tomaba una decisión sobre Marruecos en Rabat no tardaba menos de 15 días en ir a Argelia a explicarla y al revés. «En la cuestión del Sáhara se consultaba hasta la última coma con los dos y se llegó a la solución justa, duradera y mutuamente aceptable que garantice la libre determinación del pueblo saharaui dentro de los acuerdos y principios de la carta de naciones unidas».

Cree que la posición estratégica que tenía España en el Magreb va a ser sustituida por Italia y ahora vamos a tener problemas en materia de seguridad de lucha contra el terrorismo, en materia de inmigración y en materia económica. «Nos van a dejar una política exterior al Gobierno que venga hecha unos zorros. Esto ha sido una bajada de pantalones en Marruecos por la incomprensión absoluta con Argel. Esto no lo entiende nadie y explicar esto es más difícil que explicar el Apocalipsis de San Juan», ha sentenciado.